Cargando contenido ...

On Air: AutoDJ

www.gkpop.com

Qué te gustaría saber?
Share this Story

My Daily Nightmare

by

Music & Videos

By Naosem

CAPÍTULO 2

POV. Luhan
Yong Sang nunca bajó. Me quedé observando a los mayores mientras conversaban y suspiré. De verdad, tenía la pequeña esperanza de que no tuviera que luchar yo sólo para que esto funcionara, así que pensé en varias maneras de hacerla colaborar. Aunque, ¿para qué? No es mi problema. 
Esperaré hasta el día de la boda y no me involucraré con ella. Lo que yo no sabía es que ya había puesto lachispa y el fuego se esparciría, lentamente. Consumiéndolo todo. 
POV. Yong Sang. 
Después de que Luhan se fue de mi cuarto, me puse a pensar. Él de verdad estaba desafiándome y eso, más que gustarme, me encantaba. Mi vida siempre ha sido muy aburrida y no es malo jugar de vez en cuando. Hace tiempo me di cuenta que, mi fastidioso carácter, era lo que alejaba a todos y créanme, intenté cambiar un montón de veces, pero es parte de mi misma como lo es mi corazón. Estaban las personas que querían golpearme la cabeza con rocas y luego estaba Luhan, el único que me soportó de verdad. Lo siento, no quiero adelantarme con la historia. Obviamente, nunca me reuní con ellos abajo. Esperé a que él subiera a arrastrarme, pero no lo hizo. 
― Realmente es intrépido – Dije para mí misma y finalmente decidí cooperar un poco con la situación, pero como siempre, ya era demasiado tarde. Para cuando llegué a la sala, los Xiao ya se habían marchado.
― Esto es increíble, Shin Yong Sang – Reprende mi madre, enojada. – Esos padres esperaba conocer hoy a su futura nuera y ¿qué vieron? A una niña malcriada, arrogante y egoísta. ¿Qué fue lo que pasó contigo? ¿Qué hice mal, Yong Sang? – Genial, ahora está llorando. Me quedé callada, mi expresión en blanco, mientras veía como ella se iba a su habitación, las lágrimas empapando sus mejillas. 
Escuché la puerta cerrarse y me derrumbé. Caí sobre el sofá y cubrí mi cara, sin poder soltar lágrima alguna. Simplemente, no merezco a mi familia. 
― Lo lamento, mamá. – Susurré para mí misma – No sé qué hacer. Ya no espero nada bueno, he perdido las esperanzas para todo. Lamento arruinar tu vida, de verdad, lo lamento tanto. 
Ni una sola lágrima rodó por mi mejilla. Me levanté y me puse mi abrigo. Cuando salí de casa, un auto de los Xiao aún estaba en la entrada. 
Sentí cuando alguien me envolvía con sus brazos y me atraía hacia sí. Y por primera vez después de mucho tiempo, me sentí protegida. 


_______________________________________________
― Estoy aquí – Dijo, acercándose a mi oreja. – No te preocupes, esta vez no me iré. 
Respiré entrecortadamente y me aferré a su torso. Coloqué la cabeza en uno de sus hombros, mientras él acariciaba mi cabeza suavemente. 
― Te extrañé mucho, pequeño dragón. – Dice, mientras besa mi frente. 
― Yo… ¿Cuándo volviste? ¿Por qué no me llamaste? – Tartamudeé y me maldije a mí misma por ser tan débil cuando estoy con él. 
― No lo creí necesario. ¿Y tú como has estado estos años, dragoncito? Dime que no cambiaste demasiado o me sentiré realmente decepcionado… ¿Luhan? – Me solté de mi amigo para ver a Luhan de pie a unos cuantos metros detrás de mí. – ¿Qué haces aquí? ¿No estabas en Japón aún? 
― Volví a Corea por asuntos… – Dirigió su mirada mí – personales. Y tú, ¿no estabas pasando navidad con tu familia en China? 
― Eso terminó hace más de cuatro meses, Xiao. 
― Para ti siempre será largo el invierno, ¿no? 
La hostilidad podía sentirse entre ambos chicos y deseé hacer comer lodo a Luhan por arruinar el hermoso reencuentro. 
― ¿Y tú ya no te habías ido? – Pregunté entre dientes.
― Regresé por mi billetera, pero a ti eso no te incumbe. Mantente alejada – Luhan miró mal a la persona detrás de mí y se dirigió a su auto. 
― ¡Ashh! – Dije con furia. – ¿Quién te crees tú para decirme eso, idiota? ¡Me alejaré si lo deseo, tú no interfieras! ¿Acaso crees que por ser mi futuro esposo tienes derechos sobre mí? ¡Pues que patético! 
Luhan volteó, sorprendido. 
― No te había escuchado hablar tanto en todo el día, es un progreso. Hasta mañana, dongsaeng – Me dedicó una sonrisa sarcástica y finalmente entró al auto. 
― Él te desagrada bastante, ¿verdad? – Pregunta el chico de cabello oscuro. 
― De ahora en adelante, me desagrada mucho.
― Pues, mi querido dragón, ahora somos dos– Pasó un brazo por mis hombros, mientras yo observaba con enojo el auto de Luhan, que se alejaba por la carretera.


3 de 19
Comentarios