Cargando contenido ...

On Air: AutoDJ

www.gkpop.com

Qué te gustaría saber?
Share this Story

My Daily Nightmare

by

Music & Videos

By Naosem

CAPÍTULO 14

El que tiene amor sabe soportar:
No tiene envidia;
No es orgulloso;
No es egoísta; 
No guarda rencor;
No se enoja fácilmente y no se alegra de las injusticias.
_____________________
Capítulo anterior:
― ¿Puedo preguntar quién es Hyun Soo? – Como estaba de cuclillas frente al cajón del DVD, buscando otra película, al escuchar ese nombre hice un movimiento torpe y varios empaques cayeron al suelo. Lo miré, algo asustada.
¿Cómo supo de él?
_____________________

― ¿Por qué me miras de esa forma? – Pregunta Luhan, alzando una ceja. 
Yo permanecí en silencio, recogiendo los empaques y devolviéndolos a su sitio rápidamente. Me aclaré la garganta, mientras revisaba nuevamente en busca de una buena película.
― ¿Cómo supiste acerca de Hyun Soo? 
― Me lo contó un pajarito. – Dice, con tono de burla. Volteé hacia él y fruncí el ceño. Luego, Luhan cambia a un expresión seria. – Un pajarito muy ebrio.
Inmediatamente siento vergüenza. Diablos, ¡le conté uno de los mayores secretos de toda mi maldita vida, joder! ¿De qué sirvió mantenerlo oculto todo este tiempo, si al final iba a revelárselo a cualquiera bajo el efecto del alcohol? Definitivamente, debo dejar de beber.
― No vayas a decirle nada a mis padres… Mejor, no le digas a nadie, y te contaré todo, ¿de acuerdo? – Miré hacia él, quien tenía una expresión de duda en su rostro. Suspiré. – ¿Por favor? 
Finalmente, la mirada en el rostro de Luhan se suavizó. Asintió levemente y palmeó el lugar junto a él en el sofá. No deseaba para nada contarle sobre Hyun Soo… además no podía hacerlo, me lo prometí a mí misma… pero todo esos juramentos que logré mantener desde mis catorce años hasta aquí, se fueron por el caño cuando me senté al lado de Luhan.

POV. Chanyeol
[De: Rae Gun]
[Lo siento, de verdad. No la he visto desde que salió del auditorio aquel día… pensé que aún estaba contigo, me has dejado preocupada. Le preguntaré a Zitao… te avisaré cuando llegue a casa, no te preocupes.]
Leí el texto de nuevo, llenándome de nervios. Hace una hora y media que lo recibí, y Rae Gun aún no había vuelto a escribir. Suspiré y sentí una mano apoyarse en mi hombro, dándome un débil apretón.
― No te preocupes, seguro aparecerá… tal vez esté en casa de Luhan. – Susurra Baekhyun, quien ha intentado darme ánimos desde que fui a la residencia Shin y la madre de Yong Sang me afirmó que no la había visto desde que sacó ropa de su casa conmigo. 
― Creo que está evitándome. 
― Bueno, tiene una razón válida. Vio a su mejor amigo besándose con otro hombre en un laboratorio, ¿no piensas que es algo traumático?
Suspiré y cubrí mi rostro con las manos.― Debí haberle contado, ¿verdad?
― Oh, no debiste, tenías que hacerlo. Pero ahora ella se ha enterado de esta forma… y hay que darle un tiempo para que entienda la situación. No te agobies más, ¿de acuerdo?
Asentí levemente y volteé hacia él para sonreírle, cuando la notificación de un nuevo mensaje sonó. Y luego otras tres seguidas. Cuatro mensajes de Rae Gun.
[De: Rae Gun]
[Luhan acaba de llamar a Zitao. Parece que han tenido una pelea.
Yong Sang salió del apartamento de Luhan hace una hora, debería haber llegado ya.
Saldremos a buscarla, pronto empezará a oscurecer.
La señora Shin está entrando en pánico. Escucho gritos. Te hablo luego, iré a ayudar.]
Rápidamente me puse de pie y tomé mi abrigo. Corrí a la puerta, despidiéndome de Baekhyun y salí del apartamento. Presioné varias veces el botón del ascensor, hasta que este llegó a mi piso. Otra notificación de mensaje llegó. 
[De: Yong Sang]
[Yeol, llegó la hora.]
Suspiré. Diablos.
POV. Yong Sang
De pronto, me arrepentí.
― ¿Sabes qué? ¡No quiero! – Luhan me miró, serio. – ¡Siempre te cuento cosas extremadamente privadas y tú no me hablas nada sobre ti! ¡Esto es injusto y me niego!
― Tú fuiste la que se embriagó y lo mencionó, no es mi culpa y ahora tengo muchísima más curiosidad de por qué lo proteges de ese modo. ¿Es tu ex novio? ¿Algún amigo cercano de la infancia? ¡Sólo dime!
Yo bufé. ¡Es algo más importante que eso! Tarado celoso.
― ¿De verdad no puedes hacer otro tipo de suposiciones?
― No puedo imaginar algo más.
Hice una mueca. Subí las piernas al sofá y me recosté, poniéndolas encima del regazo de Luhan. Lo observé, pero pareció todo lo contrario a molestarle, así que permanecí de esa forma. Él tenía sus ojos puestos en la mesa.
― Es el próximo lunes. Sólo cuatro días. – Dijo, y lo entendí inmediatamente. Aunque me extrañó bastante que cambiara de tema.
― Lo sé. – Luhan volteó hacia mí, extendió su brazo y dejó caer su mano suavemente sobre la mía. No lo aparté, en vez de eso, entrelacé nuestros dedos, preocupada. – ¿Sucede algo?
― Aún podemos detenerlo…
Fruncí el ceño. ― ¿Quieres detenerlo?
― Bueno, es lo que ambos hemos querido siempre, ¿no? – Lo observé, incrédula. Quité mi mano y me levanté del sofá. Luhan me siguió, tomándome del brazo y me obligó a voltear. – ¿Por qué te enfadas? ¿No es lo que querías desde un principio?
― ¿Siquiera te importé alguna vez, idiota? – Susurré. 
Su expresión se tornó severa.― Yong Sang, yo…
― Sólo cállate y cancélala. –Dije, a punto de romperme. – Pero si vas a hacer todo lo que yo quería desde la primera vez que nos vimos, hazlo completo, y no vuelvas a aparecerte frente a mí. 
Él me soltó, yo tomé la bolsa en donde había metido mis cosas anteriormente, y corrí a la puerta de la casa. Cuando salí, decidí bajar por las escaleras, porque no aguantaría más de cinco pisos. Y no lo hice. No pude detener las ondas de dolor que se extendían por mi alma. Maldito imbécil.
________________________
No quise ir a mi casa. Ir allí, sólo sería encontrarme con todas las personas que me han hecho daño. A este punto, todos deben estar reunidos, preocupándose por mí, pero, ¿por qué no hicieron eso en todos estos años, cuando sufría en silencio?
¿Por qué la gente se dedica a herirme, cuando me cuesta tanto abrir mi corazón?
Pero, los entiendo. Si no expulso nunca mis sentimientos, ¿cómo se supone que los demás sabrán cómo tratarme? Es mi error. Todo en mi vida, como la he llevado hasta ahora, es un grandísimo error. Y ahora, lo estoy pagando. 
Como toda persona, ya sea que debe dinero, tiempo, o parte de su alma, quisiera escapar. Ya sea que le debe a un prestamista, una relación, o alguien que ama. Quisiera simplemente dejar de existir.
No volví a casa esa noche. Ni la siguiente.
___________________________
La última persona relacionada conmigo en Corea que logré ver, fue Chanyeol. Porque él sabía exactamente cuál era mi plan B, me encontró en el aeropuerto, el día acordado por mensaje de texto. Chanyeol, quien guardaba mi billete de avión y mi pasaporte desde el día en que decidí no irme de Corea, el día que volví a ver a Ji Yong. Éste último también sabía, pero supongo que era demasiado duro verme partir cuando fue tan difícil para ambos encontrarnos después de tantos años. 
Estoy eternamente agradecida con Park Chanyeol, por su fidelidad como amigo, y la manera en que se despidió con una sonrisa mientras estaba embarcando. Te vi, mocoso. Vi cuando las lágrimas te ganaron, y te diste la vuelta para que no lo notara. Idiota, ¿por qué no volteaste más rápido? Lograste que me fuera con remordimiento… pero gracias, de nuevo, por no haber dicho mi paradero. Ni siquiera a Xiao, que no se rindió hasta tres meses después, cuando decidí lanzar mi SIM card a un lago cercano. 
Mi experiencia con Xiao Luhan, a pesar de todo, no es un recuerdo triste. Al contrario, me saca una sonrisa. Pero ahora que lo pienso, ¿cómo sería nuestro matrimonio, si hubiera sucedido? Un desastre. 
Porque los dos somos iguales. Él, por haber sido educado así. Yo, por las circunstancias de la vida que tanto me han herido. 
Tal vez, ¿él sería mi alma gemela? Ni idea. Creo que sí. Pero ahora, eso es parte del pasado. ¿El futuro? Tampoco me importa. Sólo sé que viviré como nunca lo he hecho… como siempre he querido.
Adiós, Xiao Luhan. No nos encontremos en una próxima vida, o será una pesadilla diaria hasta que nuestras almas mueran.

_________________________
|AVANCE|
Capítulo final: 
[Billund, Dinamarca. Dos años después de la fecha de boda.]
― ¿Quién es él?
― ¿De verdad no lo conoces, Anna? –Pregunta Kirsten, mi amiga de la infancia. Empecé a hacer que me llamaran así después de que entendí que mi nombre coreano era dificultoso para la gente con acento danés. Yo negué con la cabeza. – Bueno, es el decano. Como los dos son extranjero, pensé que tal vez se conocían, lo siento. 
― ¿Cuántas veces tengo que decírtelo? China y Corea del Sur son diferentes, Kirsten. ¿Sabes su nombre?
― ¡Lo siento! Debo prestar más atención a geografía…– Ambas volteamos al hombre de cabello negro, quien nos sonrío amablemente. – Creo que su nombre es...
_______________
Infinitas gracias a los que han seguido el proceso de esto desde el principio, se merecen el cielo. My Daily Nightmare es un proyecto que, sinceramente, pensé que nunca acabaría. No llegaba a cumplir mis expectativas a veces, pero gracias al apoyo de los lectores, tanto de Facebook como de Wattpad, logré seguir, y estoy maravillada con los resultados.

De nuevo, muchísimas gracias. Espero que la historia haya sido de su gusto, aunque no debería despedirme aún, quedan un capítulo más y el epílogo, por favor anticípenlo.

Naosem.


15 de 19
Comentarios