Cargando contenido ...

On Air: AutoDJ

www.gkpop.com

Qué te gustaría saber?
Share this Story

El robador de besos

by

Music & Videos

EPILOGO:

10 Años después:

- Quedaste tan linda que pareces una Reyna-me dijo Ana viendo mi rostro a través del espejo que estaba enfrente de nosotras.
- ¿Enserio te parece?-le pregunte, aun no podía creer que este día al fin hubiera llegado, y estaba tan feliz, que por primera vez sentí que era la chica más guapa y más afortunada del mundo.
- Tu dama de honor no te puede mentir, ¿o sí?
- Pues veras, mi dama de honor es de las chicas más honestas que conozco, así que confiare 100% en ella.
- Ves, ahora vamos a prepararte y nada de lágrimas por favor, es uno de los mejores días de tu vida, así que a disfrutarlos.
- Lo entiendo completamente.

Vi como Ana se alejaba del lugar, se veía tan linda en su vestido color morado, mi color favorito debía de estar presente en la boda.

Estábamos en un lago, un lugar con la capacidad para 200 personas, que asistirían a nuestra pequeña pero hermosa boda.

No podía creer todavía que el tiempo hubiera pasado tan rápido.

*Flash back* 

Cada año, Jae Hyung y yo nos veíamos, siempre tratando de que nuestro amor no se pagara, y de repente el tiempo empezó a irse demasiado rápido, primero yo termine la preparatoria, mi hermana y Jae Hyung estaban a dos años de terminar su carrera mientras yo apenas comenzaría otra etapa.

Ana, Han na y yo nos volvimos inseparables, lo se suena un poco loco, pero la verdad ella estaba muy sola, y gracias a nuestra ayuda pudo cambiar mucho. 

Cuando pasamos a la universidad aunque íbamos en la misma escuela casi no nos veíamos, ya que las carreras hacían que estuviéramos de un lado a otro. Jae Hyung volvió a Corea a la mitad de mi carrera.

Ya era un fotógrafo profesional, y a mí me faltaba mucho para ser psicóloga, aun así nos dábamos un poco de tiempo para estar juntos de vez en cuando.

Como en todas las relaciones, aunque nuestro amor era grande, no estábamos a salvo de las peleas, o de las discusiones, aun así de vez en cuando todo volvía a volver a la normalidad, afortunadamente, el amor aumento, y todo parecía ir viento en popa.

Las cosas fueron un poco complicadas, cuando Jae Hyung empezó a independizarse, una parte de su padre todavía no lo aceptaba, pero al final, ocupo su lugar como un fotógrafo profesional muy reconocido, le empezó a ir tan bien, que al poco tiempo compro su casa, su carro y todo por su cuenta.

Para esto ya habían pasado 8 años. Yo Salí de la universidad, y aunque cada quien tomo un camino diferente, al final todos seguíamos unidos de alguna u otra manera.

Han na estudio diseño de interiores y restauración, y aunque parezca una extraña carrera le encanta y le va increíble.

Mi hermana se graduó con honores de su carrera, y en verdad a estado tan feliz, con su nuevo esposo que parece que jamás ha tenido ningún gran problema.

Mis padres siguen juntos, cada fin de semana estamos con ellos, jamás nos hemos separado, creo que paso todo lo contrario, nuestra relación familiar se ha fortalecido tanto, como con los chicos y también con nosotras.

Los padres de Jae Hyung, an estado bien, su madre está encantada de que la visite cada vez que pueda, y su padre, debes en cuando acepta que le lleve a comer a la oficina.

A la grandiosa de Ana, le ha ido cada vez mejor, se especializo en ser maquilladora y peinadora, ahora trabaja para agencias de K-pop y le va tan bien, siempre me presume de sus fotos con los idols de todo género, supongo que al final encontró la perfecta vocación para ella. De vez en cuando sigue arreglándonos, ella insiste que siempre será mi estilista no importa lo que pase.

En cuanto a mí, soy psicóloga de una preparatoria muy famosa, la gran academia “Eitoku”, aunque es raro empezar a trabajar donde todo comenzó, me hace sentir viva y eso me fascina.

Supongo que cada quien, encontró su gran razón en la vida.
Y fue en esos días, cuando note a Jae Hyung de lo más raro, fue como si perdiera el amor de golpe, como si de alguna manera todo se hubiera evaporado.

Ya no me hablaba, no me buscaba, ignoraba mis mensajes y llamadas, y por un momento tuve mucho miedo de que el chico que amaba, se hubiera transformado otra vez en lo que en un principio era.

Aunque ya era mayor y todo estaba cambiando para mí el sentimiento seguía siendo como la primera vez, solo que ahora tenía tantas responsabilidades que deje que no me afectara de ninguna manera.

Seguí con mi vida, seguía con mi trabajo y atendiendo mi pequeño departamento. 

Un domingo sin previo aviso, Jae Hyung toco mi puerta, después de un mes, sin tener contacto alguno. Se veía serio, y una parte de mi quería que por fin acabara todo.

- Puedes acompañarme.- me dijo apenas con sentimiento.
- Seguro, solo déjame ir por mi abrigo-era el 17 de diciembre, todavía lo recordaba, un frió y nublado día.

Salimos a caminar, sin decir una palabra, la verdad yo no quería ser la primera en hablar.

Al fin llegamos a un parque y ambos nos sentamos, aunque ya no era una niña aun me sentía como una, asustada y preocupada.

- Últimamente, te he estado evitando-me dijo, aunque apenas lo alcance a escuchar.
- No me había dado cuenta.- le respondí con cierto rencor.
- Escucha, la verdad no era mi intención hacerlo, bueno espero que estés segura de que en verdad te amo, la verdad solo te estaba evitando por una razón.
- A si ¿Cuál?-le dije con cierta curiosidad.
- Vamos a caminar, ¿quieres?-me dedico una gran sonrisa, mientras nos levantábamos, se estaba comportando muy extraño.

Caminamos hasta el centro de Seúl, cada vez más y más despacio, platicando de lo que habíamos hecho en este mes, e intercambiando toda clase de comentarios, aunque el recorrido duro más de una hora y media, la verdad no sentimos el tiempo, cuando me di cuenta, ya estábamos a la mitad del recorrido hacia el mirador de Namsan.

- ¿Qué hacemos aquí?-le pregunte, mientras volteaba y veía la gran ciudad detrás de mí.
- Tu sorpresa está en la cima de Namsan-me dijo sonriendo.
- Entonces hay que apurarnos- le dije tomándolo de la mano, y empujándolo hacia arriba.
- Espera, ¿Por qué tanta prisa?
- Ya va a anochecer.
- Seúl es mucho más hermoso de noche.-dijo tomándome de la mano.

Seguimos caminando lento hacia arriba, a medida que me acercaba veía mucho movimiento en la parte de arriba del lugar, estaba sospechando algo, pero al mismo tiempo no sabía que era.

Cuando al fin llegamos cerca de la punta de namsan, vi caras familiares por todos lados. Me voltee para decirle a Jae Hyung, que estaba pasando.

Cuando de pronto sentí que tapaba mis ojos.

- ¿Qué estás haciendo?
- Solo camina, es una sorpresa-me dijo, sabía que estaba sonriendo.
- Está bien-le conteste.

Él me guiaba con su suave voz sobre mi oreja, cuando al fin me quito la mano de los ojos, pude ver a todos reunidos todos frente a mí, desde Ana, hasta mis padres, todos como si esperaran algo y al mismo tiempo sonriéndome. Estaba muy sorprendida.

Sentí que alguien tocaba mi hombro y voltee de improviso.

- No te había buscado en este mes, porque simplemente de hacerlo, te darías cuenta de él gran sentimiento que tengo por ti, tuve que esperar aunque cada fibra de mi cuerpo me gritara que corriera hacia ti, te amo tanto que la verdad ya no estoy dispuesto a seguir como novios, 8 años hemos aguantado toda clase de pruebas, desde las pequeñas hasta las más grandes, y me he dado cuenta de que mi vida solo será contigo. Así que por favor dame el privilegio de ser mi esposa desde ahora en adelante

“Mi Kyung, ¿Te quieres casar conmigo?- al mismo tiempo saco un anillo de su bolsillo, y se me quedo viendo, su rostro era lo más hermoso que había visto en mi vida, y mientras las lágrimas de felicidad estaban derramándose en mis mejillas, le extendí mi mano, mientras con la otra me tapaba la boca para evitar los sollozos.

- Claro que si-le dije.

Cuando me puso el anillo, estaba tan feliz, que me levante lo abrase, todos los que estaban alrededor incluyendo a mi familia empezaron a aplaudir, fue uno de los mejores días de mi vida.

----Fin del flashback----

- Vuelve Mi Kyung- me dijo Ana.
- ¿Qué pasa?
- Tu boda es en 5 minutos y la novia no ha salido.
- Tranquila a la novia jamás se le reprocha nada.-le dije riéndome.
- Entonces piensas hacer esperar a tu esposo.
- Tienes razón, vamos.

Nos levantamos y antes de salir mire por última vez mi reflejo, en unos minutos seria la esposa de Jae Hyung.

En cuanto entre, para que el juez nos casara, vi a mi familia y a mi nueva familia unidas, mi hermana iba enfrente de mis damas de honor, junto con mi sobrino, a quien también habíamos vestido de morado. 

Aunque mi sobrino tenía apenas 3 años de edad y apenas y comenzaba a correr, estaba de un lado a otro, y me reí solo de verlo. Después de mi hermana estaba Han na, que también se veía fenomenal.

Y por último Ana, que estaba casi llorando, porque su mejor amiga se iba a casar y aunque nada nos separaría sería muy diferente desde ahora en adelante.

Camine, pero era como si yo no dirigiera mi cuerpo, daba un paso después del otro en una gloriosa felicidad, cuando al fin pude ver su rostro supe que lo demás no importaría, de verdad que amaba a mi robador de besos.

FIN
35 de 35
Comentarios