Cargando contenido ...

On Air: AutoDJ

www.gkpop.com

Qué te gustaría saber?
Share this Story

El robador de besos

by

Music & Videos

CAPITULO 32:

Llegamos al edificio, entramos dentro de el, aunque ya no había tantas personas como la última vez que había estado por ahí, supongo que por ser tarde no había muchos trabajadores esta vez no me interrogaron sobre nada, supongo que ir de la mano con él hijo del dueño tenía sus ventajas, percibí todo esto de una manera muy rápida y cuando me di cuenta ya estábamos dentro del elevador, me le quede viendo a Jae Hyung, aunque no sabía lo que nos esperaba arriba, tenía miedo de que pudiera pasar algo entre nosotros de nuevo.

- Tranquila, todo estará bien.-me dijo Jae Hyung viéndome.
- Ese no es mi problema-le explique.
- Entonces dime ¿Qué es?
- Pues veras, solo quiero que pase lo que pase hoy, lo que nos digan nuestros padres ya sea algo positivo o negativo, tú y yo podamos estar juntos.
- No dejare que nos separen de nuevo-me abrazo y por un segundo mi corazón se calmó, entonces oí el clásico “TIN” de la puerta del elevador.

Ambos nos separábamos mientras entrabamos en la recepción para la oficina de su padre, una chica nos estaba esperando y nos guio hasta la gran oficina, que en realidad no era nada nuevo, ambos ya habíamos estado en ese lugar antes.

Cuando entramos me quede viendo al señor Hyung, estaba arriba de su escritorio con esa pose de autoridad que helaba la sangre.
Pasamos a un lado de él mientras nos miraba de una manera demasiado extraña. No apartaba su vista de nuestras manos que aún continuaban juntas, cuando trate de moverlas de lugar, sentí como Jae Hyung apretaba más su mano a la mía, aunque tenía miedo, la calidez de su mano me mantenía con soporte.

- Hierba mala nunca muere, -fue lo primero que dijo en cuanto nos sentamos.-supongo que tuve que ser un poco más convincente contigo-me señalo.
- A ¿Qué te refieres padre?
- Como, no te lo conto, quien lo diría hasta el último momento cumplió su promesa.
- De qué habla Mi Kyung
- Bueno es que yo y tu padre-en ese momento me callo el padre de Jae Hyung
- Mejor yo le cuento todo a mi hijo.
- Como quiera padre.-le dije 

Empezó a relatar la historia, todo desde cómo nos habíamos conocido hasta las amenazas que me había hecho, no paso por alto ningún detalle y oir una por una de sus palabras fue como tener que revivir todo por segunda vez.

Cuando termino el relato me di cuenta de que todo lo que había pasado lo había hecho por el gran amor que tenía por Jae Hyung.

- Supongo que tengo que agradecerle señorita-me dijo el padre de Jae Hyung.
- Lo dice enserio señor.-me le quede viendo sin saber que decir.
- Sí, me parece magnifico que mi hijo allá encontrado una gran compañera como lo es usted con él, al principio pensé que no resultaría, y estaba en completo desacuerdo, no sabía que estaba incitando a mi hijo a realizar los mismos errores que yo había cometido en un principio, no me daba cuenta de que él estaba mejorando y superándose, la beca que tiene se la gano él, yo no le ayude pero no me enfocaba en eso, al contrario sentía que no estaba haciendo las cosas bien. Perdón por todo lo que te hice Mi Kyung (era la primera vez que me llamaba por mi nombre), si te sirve de algo te estoy aceptando desde ahora en adelante como mi nueva hija.
- No sé qué decir…-me levante y abrase al padre de Jae Hyung con lágrimas en los ojos-gracias por aceptarme.
- Lo mereces Mi Kyung, gracias por aguantar tanto.-me dijo él pare de Jae Hyung murmurando en mi oído.
- Padre, no sabes cuánto te agradezco esto-le dijo Jae Hyung dándole la mano a su padre.
- Supongo que yo te agradezco hijo, me demostraste que si se puede cambiar, que no se tiene que repetir un ciclo, que se puede mejorar. Gracias por demostrarme eso.
- No fui yo el que te lo demostró padre, creo que la encargada de hacerlo fue Mi Kyung.
- Si tienes razón, cuida de mi hijo y gracias por todo, se pueden ir, pero antes de que Jae Hyung se valla, me gustaría que comiéramos todos juntos, tu madre estando con nosotros por supuesto y me gustaría conocer a tus padres si ellos así lo desean nos podemos reunir todos.-sus palabras eran para mí como un sueño hecho realidad.
- Está bien se lo diré padre, gracias por todo-lo abrase de nuevo y Jae Hyung y yo salimos de la habitación, yo iba más feliz que nunca no podía creer que todo estuviera saliendo también, parecía que todo el sufrimiento se había evaporado de repente y eso me estaba empezando a gustar.

Cuando salimos de la compañía, no podíamos decir palabra, estábamos tan sumergidos en esa hermosa sensación de felicidad. 

- Vamos con tu padre, es momento de hacer lo correcto.-me dijo Jae Hyung
- ¿Hacer lo correcto?-le pregunte
- Claro, ya sabes armarme de coraje y suplicar su perdón y decirles que te amo-vi que estaba un poco asustado.
- Todo saldrá bien.-le dije tallándole el hombro-
- Espero que sí, es solo que me porte ya una vez como un canalla con ellos, y sinceramente no quiero que me vean así siempre, solo me pregunto cómo los hare cambiar de opinión.
- Lo conseguirás, tal como hiciste que yo te viera de una manera diferente, harás que ellos dejen atrás el pasado y todo cambie.
- Eso espero, mira un taxi-Jae Hyung hizo la parada mientras subíamos al carro.
Empezamos a platicar adentro del taxi, parecía que habíamos perdido mucho tiempo valioso.
- Si me doy cuenta de que vas a estar con una extranjera, me iré con él primer coreano que se me insinué.
- Aaaa entonces tengo que estar al pendiente todos los días ¿Verdad?-me pregunto riendo
- No todos los días, simplemente no perder la comunicación, no te pido que ha cada minuto estés diciéndome donde estas, solo trata de pensar en mi cada que puedas.
- Está bien, lo hare –me abrazo mientras veía las luces de la ciudad pasar.

Cuando por fin llegamos a mi casa nos detuvimos frente a la puerta esperando que tuviéramos el valor para entrar, cuando al fin lo hicimos, mi madre nos recibió con una sonrisa y nos hizo pasar a la sala.

Mi padre estaba sentado en la silla principal que le correspondía, se ponía en ese lugar cada que había algo muy delicado que platicar con nosotras eso hizo que sintiera la sensación de estar muy lejos de mi cuerpo. Mi padre se nos quedó viendo aunque no de mala gana, simplemente examinando las cosas.

- Mi Kyung hazme el favor de ir a tu cuarto, primero hablare con Jae Hyung.
- Está bien padre-voltee a ver a Jae Hyung quien solo me dedico una sonrisa, haciendo que no me preocupara tanto.

Subí a mi cuarto y me acosté en mi cama, estaba demasiado nerviosa y ansiosa por saber que estaba pasando abajo, pero aun así me obligue a quedarme acostada.

Pasaban los minutos y no sentía que pasara nada, los minutos siguieron avanzando y yo sentía que se me encogía el corazón cada que miraba el reloj de mi pared.

Al fin cuando ya había pasado una hora y media alguien toco mi puerta, me levante a abrirla y para sorpresa era mi padre que me veía tan tiernamente que por un momento pensé que todo había salido bien.

- Ven vamos abajo.-me dijo mi padre con una sonrisa, cuando los dos estábamos abajo vi que Jae Hyung aunque estaba sentado no me regresaba a ver lo cual me preocupo muchísimo.
- Siéntate hija.-me dijo mi padre.
- ¿Qué pasa?-pregunte con miedo al mismo tiempo que me sentaba al lado de Jae Hyung,
- Ya hable con Jae Hyung hija y hemos llegado a un acuerdo.
- Y ¿De qué trata ese acuerdo?
- Veras es muy fácil, acepto su relación, aunque todavía no estoy 100% seguro de mi decisión pero le daré una oportunidad, aunque ya le dije que si falla ya no volveré a creer en él y aunque tú quieras no los dejare estar juntos.
- Tú también tienes que aceptar este compromiso Mi Kyung. – me dijo mi padre.
- Lo acepto padre, estoy dispuesto a aceptarlo.
- Muy bien eso es todo lo que quería escuchar, les doy mi consentimiento de que estén juntos.
- Gracias padre-le dije feliz.
- Gracias padre-le dijo Jae Hyung.

Ambos estábamos contentos les contamos de el plan de salir todos juntos, incluyendo a los padres de Jae Hyung a lo que mis padres aceptaron gustosos, Jae Hyung se quedó a cenar en la casa y aunque parecía casi como un sueño hecho realidad las cosas no podían ir mejores entre todos no había ni ambiente tenso, de echo todos estábamos bromeando y contando anécdotas.

Al final yo despedí a Jae Hyung. Sin duda al día siguiente todo me parecería un sueño, una semana más me decía al tiempo que lo veía partir, ya faltaba poco para que de nuevo trazara su propio sueño.
33 de 35
Comentarios