Cargando contenido ...

On Air: AutoDJ

www.gkpop.com

Qué te gustaría saber?
Share this Story

El robador de besos

by

Music & Videos

CAPITULO 30: 

Jae Hyung se subió al estrado para dar las palabras de despedida, me le quedaba viendo fijamente a cada uno de sus movimientos, todo parecía como un sueño, la primera vez que nos habíamos visto, y ahora todo conectado en un gran recuerdo, en el mismo lugar y con tan diferentes deseos.

Cuando se colocó en posición de hablar vi que se me quedaba viendo aunque estaba muy lejos podía sentir su presencia y la mía conectadas como si nada más existiera.

- “Estos últimos 3 años hemos sido testigos de grandes sueños y derrotas, pero vamos a empezar por descubrir que es un sueño para nosotros, verán un sueño es para cada uno de nosotros algo que deseamos con todas nuestras fuerzas que se haga realidad, un propósito día a día que tenemos de continuar.”

“Pueden ser propósitos de amor, de amistad, de metas, lo importante es que a pesar de todo sigamos luchando por ello, en estos 3 años lo que puedo ver es que hemos estado realizando esos sueños, con todo el esfuerzo las caídas y los desalientos, pero saben una cosa estamos aquí en este momento porque hemos sido lo suficientemente fuertes para salir adelante, para demostrar que no importa que tan grandes o dolorosos sean nuestros sueños, siempre se pueden cumplir.”

“Yo por mi parte hare todo lo que pueda por cumplir mis sueños y metas, aunque eso indique sacrificar algunas cosas, sé que llegue a esta escuela con una pésima reputación, de echo mis compañeros de adentro de la escuela y de afuera me apodaban de una manera muy especial me llamaban “Él robador de besos” y es que la verdad me arrepiento sinceramente de todo el daño que hice, una persona muy especial me dio una gran lección y sin que yo quisiera cambio todo dentro de mí, haciendo que un sueño que yo ni siquiera sabía que existía se desarrollara dentro de mí, el punto es que no se necesita de ti mismo para cambiar y realizar un enorme sueño, a veces las personas más grandiosas de todas hacen que dentro de ti se desarrolle ese hermoso sueño para ser mejores.”

“Estoy muy orgulloso de todo lo que he logrado y en lo que me han convertido y espero que como yo todos estén tan orgullosos de ser lo que son, nos graduamos este día no para terminar un sueño si no para empezar otro mucho más largo y difícil, pero al igual que hoy tengo toda mi confianza de que todos seguiremos derrotando lo que venga”

“Felicidades a todos generación 2014, lo hemos logrado.”

La sala estalló en aplausos, pero yo seguía digiriendo las palabras que acababa de oír, no podía creer que él se estuviera refiriendo a mí en su gran discurso, sencillamente no podía hacerlo, el acto de clausura siguió su curso y cuando mi hermana paso por su reconocimiento me pare y le aplaudí, mis padres hicieron lo mismo, cuando toco el turno de jae Hyung me quería levantar pero desde lejos vi como su madre lo hacía, me dio tanta pena que decidí no 
levantarme.

Cuando la ceremonia al fin acabo me levante y me dirigí hacia la salida, pero decidí quedarme un rato más en la escuela, no había nadie por el área lo que me animo a quedarme, después de caminar un rato llegue a una banca vacía donde me recosté un momento, tenía tantos pero tantos sentimientos guardados dentro de mí y quería sacar todo y gritar y patalear porque sentía que todo era injusto, al final me quede solo contemplando el vacío y pensando para mí misma, después de eso me levante y me fui directamente al auto. 
Mis papas ya estaban allí incluso mi hermana, no me reprocharon donde estaba ni nada, así que me subí al auto con ellos, me quede con la frente pegada a el vidrio mientras observaba a los demás autos pasar junto a nosotros. Una camioneta blanca familiar brillo frente a mí, solo la observe mientras seguíamos avanzado un destello de un celular ilumino la ventana polarizada de la parte de atrás, entendiendo la indirecta rápidamente saque mi celular de la bolsa y lo puse en vibrador. 

- Donde quieren comer hijas, dígannos hoy será un día especial, vamos donde quieran-dijo mi mamá entusiasmada.
- Escoge tú hermana, hoy es tu día.-le dije a mi hermana.
- Veamos quiero comer algo internacional.
- Adivinare-dijo mi madre-¿pizza?
- Exacto, respondió mi hermana.
- ¿En serio, pizza?, bueno allá tu hermana,-le respondí.
- Quiero pizza, déjame es mi decisión.
- Está bien-le dije.

Seguimos en el auto durante un tiempo, yo no paraba de mirar mi celular, de revisarlo cada 5 segundos aunque sabía que todavía no había llegado nada, a veces era desesperante esperar cosas que no llegaban, y más como la persona impaciente que era yo.

Llegamos al restaurante y ordenamos la comida, la favorita de mi hermana obviamente. 

Tardamos un rato en acabar de comer, y en platicar nuevamente de todo lo que había pasado ese día todas las prisas y las diversiones, y al final la tan esperada clausura. Nadie menciono nada acerca del discurso de despedida y de Jae Hyung lo que la verdad agradecí bastante. 

Al final mi padre me pregunto si tenía planes para ese día, a lo que respondí que no, porque la verdad no los tenía. Nos fuimos todos a la casa y aunque mis padres y mi hermana se quedaron hablando yo subí a mí cuarto.

Era relativamente temprano, las clausuras en esta ciudad eran durante el día vi el reloj puse mi celular con el máximo sonido y me acosté en la cama, estaba pensando cuando mi celular empezó a sonar con su insoportable sonido, me levante corriendo y conteste:

- ¡MI KYUNG!
- ¿Jae Hyung? ¿Qué pasa?
- Bueno vamos te quiero ver.
- ¿Qué pasa? Acaso estas tomado
- Claro que no, solo quiero verte, por favor, me permites verte hoy. Te prometo que solo será un momento, es que la verdad me quiero despedir de ti.-suspire-
- ¿En dónde? Chico loco de discursos excéntricos.
- Jaja, no puedes negar que no te gusto, en el centro donde fue nuestra primera cita.
- Estoy llenísima.
- No te llevare a comer, solo hay que vernos ahí ¿Quieres?
- Está bien, en una hora en el centro.
- Ok hermosa, te amo, llega rápido.

Mi corazón se acelere al oír esas palabras, me cambie súper rápido tome mi bolsa de mano y mi celular y baje corriendo las escaleras.

- ¿A dónde crees que vas jovencita?-me pregunto mi papá.
- Al centro,-le conteste tímida.
- Dime a quien iras a ver y sin mentir.
- Voy a ir a ver a Jae Hyung, te ruego que me dejes ir papá, solo por esta vez, ya casi se va y yo…
- Puedes ir.-me quede perpleja y atónita.
- ¿En serio?
- Después de que escuche a ese muchacho hablar en la clausura, me decidí a darle una oportunidad, puedes ir con él.
- ¡GRACIAS! ¡GRACIAS PAPÁ! –grite de la emoción mientras lo abrazaba.
- Si, vamos ve al centro, y que te acompañe de regreso quiero hablar con él unas cuantas cosas.
- Lo que tú digas papá.

Salí de la casa corriendo mientras iba brincando de lado a lado de la banqueta, tome el autobús lo más rápido que pude y me fui directo al centro.

Ya quería llegar y ver de nuevo a Jae Hyung, ahora parecía que todo saldría perfecto, me olvide por un momento de la promesa que le hice al padre de Jae Hyung, este día seria solo para que yo lo disfrutara, y cumpliría mi sueño más grande hasta ahora a pesar de todos los obstáculos que se me atravesaran. 

31 de 35
Comentarios