Cargando contenido ...

On Air: AutoDJ

www.gkpop.com

Qué te gustaría saber?
Share this Story

El robador de besos

by

Music & Videos

CAPITULO 24:

Llegue a la escuela sin ánimos, faltaba solamente una hora para que las clases acabaran, me volví a meter por la zona baja del muro de la escuela, y fui directamente a mi salón, en cuanto llegue la maestra se me quedo viendo.

- Y tú ¿Dónde estabas jovencita?
- La directora me mando a llamar.-la maestra parpadeo y se me quedo viendo.
- Esta bien, pasa, pero no vuelvas a llegar tarde a mi clase.
- Seguro-y levante mi mano, entre al salón, con todas las miradas puestas en mi, solo Ana se mostraba indiferente, de seguro le fascinaba el tema.

Me senté, saque mi libreta, y empecé a garabatear en la hoja, esta en la mitad de un magnifico Fan Fic de mi libro favorito, cuando vi que la profesora estaba saliendo del salón.

Le toque a Ana el hombro.

- No me digas que ¿ya se acabaron las clases?
- Si, ya se acabaron, ahora cuéntame ¿Qué has hecho el día de hoy?-dijo en un susurro.
- No te puedo contar, no hasta que todo acabe
- ¿De qué rayos me estas hablando Mi Kyung?
- Te explico al rato, creo que te necesitare mucho hoy, ¿puedo ir a tu casa a hacer la tarea?
- Claro, pero me estas preocupando-me miraba en verdad preocupada.
- No pasa nada, es solo que quiero un momento a solas con Jae Hyung.
- Esta bien, no tardes mucho, te espero en la casa.
- Si, tú tranquila.

Tome mis cosas y salí casi corriendo del salón, los de 3 todavía estaban adentro de sus aulas, me senté en una banquita enfrente de los salones y espere a que terminaran, alguna vez habían tenido esa sensación, que parece que todo da vueltas a tu alrededor, que sientes que te vas a enfermar en cualquier momento, y además sientes que la realidad donde estas y tu cuerpo están completamente desconectados el uno del otro.

Así me sentía justo en ese momento, quería que cualquier otra cosa pasara, sentía como si estuviera a punto de entrar a la sala de urgencias o a cualquier lugar, indefensa, triste y confundida. En verdad no quería terminar con Jae Hyung, pero sabía que tal vez después de todo era por un bien para él.

Vi como iban saliendo los alumnos del salón de Jae Hyung de uno por uno, espere pacientemente en la banca, hasta que él salió, impecable como siempre, parecía que ya tenia tiempo observándome porque en cuanto me vio se fue a sentar junto a mi, me tomo de la mano y recargo su cabeza en mi hombro.

- ¿Dónde te metiste hoy?-no lo decía enojado, si no como una duda, mi corazón latía a mil por hora, todo esto lo iba a extrañar.
- Fui a arreglar un asunto sobre mi inscripción al parecer hubo una perdida de documentos, pero no te preocupes ya todo se arregló.
- Me alegro, ¿Quieres que te acompañe a casa?
- En realidad quiero hablar contigo yo…
- Espera un segundo, teníamos mucho tiempo sin hablar, en verdad te extrañe, mira, apenas y lo pude comprar ayer, no sabes las ganas que tenia de vértelo puesto.-Jae Hyung saco de su bolsillo una cadena que me colgó, el dije era de un helado blanco.
- Gracias-sentía que explotaría en cualquier momento, mi corazón me decía que no lo hiciera, y mi cabeza me reprochaba, no lo quería ver sufrir, pero sabia que si no lo hacia de una vez nunca lo haría-Jae Hyung te tengo que decir algo.
- ¿Qué tienes?, bueno esta bien dime.-tome aire y me obligue a mi misma a que mi voz no se quebrara.
- Esto, me refiero a nosotros, tiene que terminar.
- ¿De que hablas? ¿Por qué lo dices?
- Ya no puedo seguir con esto, yo, ya no quiero ser tu novia, y en verdad lo siento, es que creo que no estoy lista, solo acéptalo quieres.
- Es una broma, ¿No?, yo sé que pasamos 3 semanas sin hablarnos, pero eso no cambio en nada lo que siento por ti, mas bien creo que lo fortaleció yo pienso que ahora te…
- No sigas, solo escúchame, nunca te ame, deberás que lo intente pero.
- Claro que me amas, vamos Mi Kyung, no juegues esto no me gusta.
- No, puedo seguir mintiéndote, solo jugué contigo.
- No puedes jugar conmigo
- ¿Por qué no puedo? Porque crees que eres muy guapo, por inteligente, por rico, solo piensas en ti, una y otra vez solo piensas en ti, nunca te vi de diferente manera, siempre, sentía odio al verte, por todo lo que le habías echo a mi hermana, por como la había visto sufrir, eso fue todo por tu culpa, y ahora me doy cuenta que fue un grave error estar contigo.
- ¡BASTA! Ya no sigas por favor, yo te abrí mi corazón, yo confié en ti, yo solo quería que me vieras como a alguien confiable, yo solo quería que me amaras, como yo te amo.
- No se puede amar al robador de besos, ni confiar en él, ni creerle nada de lo que dice.
- Por favor, no sigas, solo es un malentendido ¿no? Mi Kyung, enserio que te amo yo…-parecía que iba a llorar y si lo hacia yo me derrumbaría con él.
- Solo jugué contigo
- ¿Qué?
- Solo hice eso, aposte con todas las chicas de tercero que yo podría enamorarte, jugar contigo y votarte, al principio creí que no funcionaria, que simplemente no te gustaría, pero quien lo diría-dije en tono de burla-quien diría que el gran “Robador de besos” se enamoraría de mi, ahora me doy cuenta que no valiste la pena, nunca te quiero volver a ver ni a saber de ti, por favor, déjame en paz de una buena vez.

Me levante, y tome mis cosas, no le podía ver la cara, solo quería irme y llorar, llorar por ser cruel, por tratarlo así, por que él me había abierto su corazón por primera vez él le había abierto su corazón a alguien y resulto en algo horrible para él “perdóname” solo podía pensar.

Sentí que tiro de mí, me agarraba fuertemente la mano.

- Por favor, no te vallas-me susurro, en ese momento sentía que me iba a romper, por como estaba hablando sabia que trataba de contener los sollozos, no quería voltearlo a ver, pero al final lo hice, estaba llorando, y sentí como mi corazón se rasgaba en mil fragmentos, pero me obligue a sostenerle la mirada, y a liberarme de su agarre.

Camine normal rumbo a la puerta de la escuela, me obligue a mi misma a ir paso a paso hacia la salida, dentro de mi, se encontraba alguien que quería caer al piso y llorar como nunca lo había echo, pero sabia que si yo mostraba debilidad, le daría el placer de verme mal, y no era algo que quería, suplante el dolor por el odio, y tome mi celular, marcando el numero, que el padre de Jae Hyung me había dado unas horas antes.

- ¿Diga?
- Hola padre, ya lo hice, y quiero que cumpla con el trato, él estudiara lo que quiera y dejara de presionarlo por cosas que él no quiere hacer, simplemente y por favor le ruego, haga que sea feliz, no tiene muchas personas con las que cuenta, solo sea un buen padre para él, solo por favor-comencé a sollozar-no haga que vuelva a sufrir.

Colgué. Sabia que adentro de mi casa estaba mi hermana, así que me seguí de largo y me fui a la casa de Ana, toque, y enseguida bajo a abrirme la puerta.

- Caray que cara tienes ¿Qué paso?
- Yo solo quería…-me eche a sus brazos y comencé a llorar.
- ¿Qué tienes? ¿Qué pasa?
Pero seguía llorando, no importaba los comentarios que Ana hiciera.

Después, de un rato, le conté a Ana lo que había pasado, ella me abrazo sin decir nada, lo cual era muy raro siempre tenia algo que decir.

- Vamos a quemarle el convertible, a si te sentirás mejor-dijo después de algún rato.
- No creo que eso ayude.
- Ya se, tengo una amiga, ella nos podrá ayudar a sentirnos mejor-me le quede viendo.
- Tus amigas me dan miedo.
- Esta te caerá bien se llama Hanyosub
- Bueno te hare caso, vamos a visitarla.
- Un momento Mi Kyung, así no puedes salir, tus ojos son un desastre, ven vamos a arreglarlos-me miro con ternura, esa era la gran ventaja de tener a la mejor amiga de tu lado.

Tomamos un autobús y nos dirigimos a unas cuantas cuadras delante de la nuestra, bajamos frente a una calle llena de locales de comida.

Entramos en uno lleno de toda clase de anuncios afuera, era muy colorido por dentro y con muchos chicos alrededor, todos más o menos de nuestra edad o más jóvenes.

Nos sentamos en la barra, mientras Ana saludaba con la mano a la chica detrás del mostrador.

- Hola Ana ¿Cómo has estado?
- Muy bien Hanyosub, te presento a mi mejor amiga, su nombre es Mi Kyung, y como veras esta sumamente deprimida, así que por favor dale algo fuerte.
- No hay problema, vamos chica, quita esa cara, en un momento te alegraremos.
- Emm, esta bien, creo-le dije un poco distraída.
Vi que todos tenían bebidas, y que todos éramos menores de edad, incluso la chica Hanyosub se veía un poquito más grande que nosotras.

De repente escuche música de fondo que se iba amplificando poco a poco, voltee y vi que también había en ese lugar un mini auditorio, la música estaba proviniendo de ese lugar, Hanyosub llego al poco tiempo con una bebida amarilla con rojo, me dio mala espina, pero Ana y ella me sonreían tanto que al final acabe tomándomela toda de un trago.

- Muy bien Mi Kyung creo que es tiempo de decirte que estamos en un bar clandestino para menores.-me le quede viendo, aunque mi cuerpo se sentía realmente bien con un calor inexplicable.
- No se porque ya lo estaba sospechando.-le sonreí.
- Muy bien chica así se hace, vamos sigamos con la fiesta que el día todavía es joven-dijo Hanyosub.
- Amo a tus amigas locas-le dije gritando a Ana, mientras dejaba que mi cuerpo no recordara todo lo que había pasado ese día.

-------Jae Hyung-----

No entendía que había echo mal, al llegar a mi casa vi que mi mamá me miraba con preocupación, si ella sospechaba que algo andaba mal, de verdad debía de ser así, entre a mi cuarto y me acosté en la cama, debajo de ella tenia fotos que Mi Kyung jamás se dio cuenta que le tome, abrí la caja y mire una a una las fotografías.

¿Por qué todo lo que parecía ir bien en mi vida desaparecía de repente?

Pero no volvería a caer estaba orgulloso de lo que era en ese momento, lucharía hasta conseguir que ella volviera a mi, las lagrimas y el dolor que expresaba mi corazón estaba comenzando a surgir de nuevo. Me obligue a no llorar mientras me quedaba dormido aun con la caja en la mano.

25 de 35
Comentarios