Cargando contenido ...

On Air: AutoDJ

www.gkpop.com

Qué te gustaría saber?
Share this Story

El robador de besos

by

Music & Videos

CAPITULO 22: 

De regreso a Seúl 

Estaba mucho más que cansada, casi todos los días habíamos estado de playa en playa, decir que regresaba a casa roja no era solo una expresión, literalmente mi color estaba totalmente cambiado, la buena noticia era que faltaba solo una semana más de vacaciones, y en esa semana según Ana recuperaría algo de mi color natural.

Conocer el mar, caminar y correr por las playas, aprender a jugar volibol playero, y por supuesto que algunos chicos nos coquetearan había sido de las mejores experiencias, habíamos comprado todo tipo de recuerdos para nuestros amigos, en mi caso solo para mis padres, mis abuelos que vivían de el otro lado de Seúl y por supuesto para mi novio.

Jae hyung había estado tan ocupado con los cursos que solo me había podido contactar un día para avisarme que los primeros 10 lugares del curso iban a tener una beca asegurada si pasaban a la universidad, competirían entre ellos con exámenes y todo, y me explico que aunque no le apasionara tanto la carrera como la fotografía, quería competir por una beca completa, así que volvería a saber de él hasta el regreso a clases.

La amiga de mi hermana, me había estado tirando muchas extrañas miradas para intimidarme, a lo que respondía desafiándola aunque sabia que no ayudaría de mucho provocarla, esperaba que todo se arreglara el próximo lunes, cuando le diría la verdad a Jae Hyung.

Después de descansar unos días y de que volví con una buena gripa que empezaba apenas a desaparecer, decidí salir con Ana al centro para distraer un momento mis extraños pensamientos. 

Cuando oí que tocaron la puerta corrí a abrirla.

- No puedo creer que tengas todavía un color rosa en la piel, que vergüenza andar contigo por el centro.-exclamo Ana, tocando mi cara.
- Cálmate, tú tienes el mismo color oscuro así que no digas nada.
- Pero en mi se ve natural.-dijo tocando su piel de arriba abajo
- Lo que digas, Ana, lo que digas.

Fuimos hacia el centro en el autobús, y empezamos a vagar caminando y viendo todo, Ana aprovecho para hacer compras de “emergencia escolar”.

Me senté en una banca completamente cansada, y me puse a ver a las personas y a Ana pasar de un lado a otro.

- Hola Mi Kyung ¿Cuánto tiempo?-voltee y vi a Han na parada a mi lado derecho, estaba con otra chica que también parecía una modelo como ella.
- Hola, Han na es verdad.
- Guau Mi Kyung que bronceado, en verdad te envidio de seguro pasaste las vacaciones en Jeju.
- No, no es así fui a Busan.
- Que envidia, bueno yo me conforme con estar en Seúl, a propósito, no e sabido nada de Jae hyung, ¿sabes donde esta?
- Si, si lo se.
- El otro día estaba reflexionando Mi Kyung, y me di cuenta de que debes de tener unos padres muy comprensivos.
- A ¿Qué te refieres?
- Ya sabes, aceptar a tu nuevo novio, aunque ya sepan lo que le hizo a tu hermana, no se te imaginas que gran corazón, yo no podría volver a confiar en alguien así ¿y tu Aleza?-se dirigió hacia la otra chica.
- No, no me imagino unos padres tan grandiosos-dijo retándome con la mirada.
- Bueno, hay que ver para creer.-vi que Ana se acercaba desde el otro lado y lo agradecí profundamente.
- ¡Han na! Que enorme sorpresa, dime estar tanto tiempo en el frío te hizo daño cerebral, estas hablando con Mi Kyung ¿te das cuenta? –dijo desafiándola- así que si no es mucha molestia vete de una buena vez no me gusta ver a la gente podrida tan cerca- a veces amaba como Ana desafiaba a todo el que se le ponía enfrente.
- Vámonos Aleza, ya llego la vocera oficial.

Las dos se fueron mientras nos seguían viendo.

- ¡Lo se somos hermosas! –grito Ana.
- Gracias enserio- le dije.
- Por dios Mi Kyung, dime que no te tengo que ayudar también en esto, si tu archienemiga se te acerca a hablar contigo, tu no le hablas, te paras y te vas, sabes que siempre tendrá un plan bajo la manga y ahora dime-dijo sentándose a mi lado en la banca- ¿Qué planea la mosca muerta?
- Les quiere decir a mis padres acerca de Jae Hyung.
- Amiga, lo he estado pensando ase tiempo, ¿Por qué no te dejan tener novio?, no es que valla en contra de lo clásico y eso…
- No es eso
- ¿A no?
- No, es que Jae Hyung tiene historia en mi familia-Ana se me acerco y se me quedo viendo. 
- Sabes que amo los chismes, vamos cuéntame.
- Bueno primero lo primero, ¿sabes quien es el robador de besos?
- No lo se, aunque te diré que es muy entretenido ver su nombre en los baños, vestidores y duchas de las chicas.
- Es que él robador de besos es Jae Hyung.
- Espera, el “cretino sin corazón” es Jae Hyung, ¿no crees que esas chicas se han equivocado?
- No, no lo hicieron hace 6 meses Jae Hyung era así, solo que se ha esforzado mucho por cambiar.
- La verdad no me la creo, el físico si concuerda pero se ha vuelto mucho mas amoroso, y buena onda.
- Creo que llego el momento de contarte una buena historia
- Buena historia, ummm ¿De que trata?
- De una extraña venganza, que dio un gran giro.

Ese día en la noche, después de platicarle todo a Ana, y esas cosas, le conté sobre lo que querían hacer las amigas de mi hermana y ella al igual que yo estaba muy de acuerdo en que le tenia que decir todo, además de interrogarme completamente de como me enamore de él, de lo que me había echo cambiar. Le conté todo, menos la parte de la historia desastrosa de la vida de Jae Hyung.

De ahí en adelante la semana transcurrió rápido gracias a la compañía de Ana.

El nuevo semestre comenzó con una mañana completamente fría. Ana y yo caminábamos muy juntas hacia la escuela, íbamos hablando de algunas cosas que habíamos echo el día anterior.

Entramos a la escuela y volvimos a ocupar nuestros lugares de siempre, todo parecía normal y extrañamente familiar, esperaba que Jae Hyung viniera a mi salón, pero tocaron y no llego, suponía que se la había echo tarde, así que seguí con todo normal.

Llego nuestra primera profesora y empezó la clase, como a la mitad de su presentación, regreso a su escritorio y saco una hoja blanca, la bajo y nos miro a todos.

- ¿Quién es Mi kyung?-alce la mano con temor.
- Soy yo-exclame
- La directora me dijo que pasaras a su despacho. Por favor ve.-todos se me quedaron viendo, pero en verdad no sabia que es lo que estaba pasando.
- Esta bien-me levante y salí del salón rumbo a la dirección.

Al llegar toque un poco tímida la oficina de la directora, la cual me respondió con el clásico “adelante”.

- Me mando a llamar directora-dije un tanto nerviosa.
- Si, tome asiento señorita.-me senté y me le quede viendo
- ¿Qué pasa?-pregunte mas nerviosa cada vez
- Vera, lamento informarle, pero por pedido de una persona muy influyente de esta institución, se le expulsa de la escuela “Eitoku”
- No puede ser-susurre, mientras sentía que el frió que me rodeaba no era nada comparado con el que sentía en ese momento.

23 de 35
Comentarios