Cargando contenido ...

On Air: AutoDJ

www.gkpop.com

Qué te gustaría saber?
Share this Story

El robador de besos

by

Music & Videos

CAPITULO 21:

En el camino nos quedamos dormidas, el frío cambio de repente, y comenzamos a quitarnos las chamarras, Ana ya me había advertido que el calor de Busan era completamente diferente, y que volvería hasta de otro color.

Lo cual me preocupaba la palidez de mi piel era algo que siempre me había gustado. 

Al final después de dormir cantar, susurrar gritar y leer en mi caso llegamos a Busan, el sol estaba tan caliente y el clima para nada frío que por un momento cuando baje del carro me sentí realmente extraña, una sensación de calor llego a mis manos, nunca había ido a una ciudad tan cálida así que en verdad era diferente y maravilloso.

Llegamos a la vieja casa de Ana, me tomo de la mano y en cuanto sus padres abrieron la puerta me llevo arriba, tenia unas ganas enormes de enseñarme su cuarto ya me lo había dicho anteriormente.

Al final decidimos que ese día descansaríamos y que al otro comenzaría nuestra verdadera aventura.

En cuanto todos nos bañamos y cenamos, el cansancio se hizo presente y nos dormimos en seguida, Ana y yo hicimos un tendido en el piso para poder dormir juntas, queríamos que estas tres semanas fueran grandiosas.

Y como nunca había visto el mar, solo de lejos en el camino, y en las películas y doramas, estaba mas que emocionada de que llegara el siguiente día. Esa noche soñé que Jae Hyung y yo paseábamos por la playa.

- Mi Kyung, despierta vamos despierta, muévete vamos, te tengo que dejar divina para tu traje de baño, despierta ya.- Ana me movía de un lado a otro, mientras yo le aventaba mi mano para que me dejara.
- Solo me pongo el traje y nos vamos, no te preocupes Ana.
- ¡estas loca! Iremos a una de las mejores playas de Busan, y en este momento esta el festival de esculturas de arena, sabes cuantos chicos va a haber ahí, vamos Mi Kyung, te tengo que arreglar, no puedo opacar a mi mejor amiga.-me levante y me quede sentada contemplando todo a mi alrededor, vi que Ana me sonreía.
- Chicos para ti Ana, para mi no, enserio que no quiero meterme en ninguna clase de problema estas 3 semanas.
- No te preocupes, mientras estés conmigo, ningún chico se fijara en ti
- ¡ya! Eso no es cierto- le dije aventándole la almohada.
- Bueno medio se fijaran en ti-me contesto Ana riéndose.
- Y a ¿Qué playa iremos?-pregunte tallándome los ojos y bostezando.
- A Haewoondae, es de las playas más famosas.-me dijo con una sonrisa
- Esta bien, me iré a bañar, para que nos arreglemos.-Ana ya estaba bañada y medio arreglada.
- Por fin-me dijo Ana, corriendo a sus maletas.

Me metí a la regadera, y me bañe, me sentía pesada y débil, supongo que el viaje era brutalmente radical en climas.
Cuando salí del cuarto no estaba Ana, así que fui al cuarto de mi hermana para ver si estaba con ella, iba a tocar la puerta cuando oí que dijeron mi nombre, mi hermana y su amiga estaban hablando de mí.

- Entonces crees que Mi Kyung ya olvido su promesa, eso es lo que me estas tratando de explicar.
- Solo te estoy pidiendo que la dejen en paz, si ella lo hace o no es su decisión y ninguna de nosotras se debería de entrometer.
- No dejare que eso pase, este es el momento perfecto para que ella hable con él, esta completamente enamorado Eun Kyung tu misma lo has visto, si termina con él de una buena vez le romperá el corazón-dijo la amiga de mi hermana
- Déjenla en paz, es su decisión.-le dijo mi hermana con tono autoritario
- Si ella no cumple su promesa, créeme que alguien le dirá de la venganza, puede que halla cambiado, pero que no se te olvide como hizo sufrir a todas las demás. Cualquiera aprovecharía esa oportunidad para verlo sufrir.

Me aleje de la puerta y volví a mi cuarto, abrí mi bolsa y mi celular tenia unos 5 mensajes de Jae Hyung, se me había olvidado mandarle un mensaje de que ya habíamos llegado a Busan.
Decidí hablarle por teléfono. Con el corazón aun oprimido por lo que acababa de escuchar, tal vez debería de ser sincera con él, antes de que el daño fuera mucho mayor.

- “Te diría hola, pero no lo haré Mi Kyung, a que clase de novia se le ocurre dejarme preocupado, todo la noche”
- “Lo siento en verdad, pero estaba tan cansada que llegue rendida a Busan”
- “Bueno, eso ya paso, cuéntame, ¿Cómo has estado?
- “Bien, Ana me va a dar un recorrido por las playas de Busan, y me arreglare en cuanto se aparezca por mi habitación ¿Jae Hyung¨?
- “¿Qué pasa?
- “Te quiero decir algo, ¿tienes tiempo?”
- “La verdad, no mucho, estos chicos no tienen futuro Mi Kyung, solo me salí un momento de la conferencia mientras me hablabas, en verdad lo siento ¿es algo muy importante?”
- “No, tranquilo, creo que puede esperar.”
- “Entonces, te dejo, cuídate mucho ¿esta bien? Y diviértete Te amo”

Me colgó, y me tire a la cama, aunque mi cabello mojado, hacia que se sintiera extraño, Ana llego por fin, con el desayuno, por eso se había tardado tanto.

Al final desayunamos, unos sándwiches y nos empezamos a arreglar para ir a la playa, Ana y yo habíamos ido hace unas semanas a comprar todo en Seúl. Además de 3 diferentes trajes de baño que Ana me había obligado a comprar, teníamos vestidos que ella había elegido que por cierto eran mas transparente que nada, al final además de haber gastado mis pequeños ahorros, había acabado con una gran cantidad de ropa para playa, aunque tenia que admitir que era divertido.

Ana y yo acabamos con conjuntos muy diferentes, yo acabe con un traje de baño de dos piezas rojo, y un vestido de playa que dejaba ver todo de mi, unos grandes sombreros y lentes de sol que combinaban, Ana iba mucho mas provocativa, apenas y sabia donde empezaba y terminaba su traje de baño, además se había puesto todo tipo de cadenas y pulseras, toda completamente de azul, aunque se negaba llevar sombrero.

Todos nos subimos como pudimos a la camioneta, entre muchas toallas, y pelotas, apenas estaba comenzando a calentar el sol. Lo cual según Ana era beneficioso para la piel. 

Tuvimos un recorrido de 20 minutos hacia el mar, mis pies pataleaban impacientes por llegar, al final, vi de lejos un destello blanco, el mar brillaba de mil tonalidades de azul celeste. 

Quería correr hacia la playa y sentir la arena bajo mis pies, sabía que eso quitaría todo el mal por el que estaba pasando ahora.


22 de 35
Comentarios