Cargando contenido ...

On Air: AutoDJ

www.gkpop.com

Qué te gustaría saber?
Share this Story

El robador de besos

by

Music & Videos

CAPITULO 20:

Entramos a la casa extrañamente con un poco de miedo, atravesamos el jardín y todo estaba en silencio así que entramos a la estancia y nos cambiamos de zapatos, vi que mi madre estaba sentada en la sala tomando te, pero no era la misma cuando voltio a sonreírme, vi que el brillo de sus ojos se había apagado, y que sus manos estaban muy tensas.

En la cocina viéndola fijamente estaba el padre de Jae Hyung, también esta tomando te, pero se veía realmente molesto.

- Hola hijo, ¿Cuánto tiempo sin verte?, ¿Cómo has estado?
- Muy bien padre, de maravilla- Jae Hyung le sonrió, en verdad era franco.
- Ya veo-dijo su padre pensando- ¿y quién es tu amiga?
- Es mi novia, su nombre es Mi Kyung.-no quedaba otra que presentarme de nuevo, sin duda él no diría nada de nuestro “encuentro”
- Mucho gusto señor, mi nombre es Mi Kyung.
- Tranquila señorita-lo dijo igual que la última vez arrastrando las palabras-me puedes decir “padre” a fin de cuentas eres la novia de mi hijo.
- Esta bien “padre”

Jae Hyung y su padre siguieron hablando y contándose cosas, aunque el tema principal de su padre era yo, le ayude a mi madre con la comida, estaba tan estresada que la salve en mas de una ocasión de que la comida no se cayera por completo, sin duda había sido un encuentro no deseado.

Al final puse yo la mesa, mis manos temblaban mucho menos que las de mi madre, puse los cubiertos y los vasos, hasta la jarra y el florero, ese lugar tenia de todo, nos sentamos a la mesa y mientras todos comíamos, se producían momentos incomodos, mi madre no había dicho palabra desde que llegamos, y el padre de Jae Hyung contemplaba toda la casa como si no fuera de su agrado.

Al final el primero en hablar fue Jae Hyung.

- Les tengo que comentar que me hace muy feliz que los cuatro estemos aquí reunidos, porque les quería pedir algo.
- ¿Qué es hijo?- dijo la madre de Jae Hyung.
- Bueno verán, en las vacaciones de invierno Mi Kyung y su hermana harán un viaje a Busan y me encantaría pedirles que me dejen ir con ellas.
- A si sin mas, ¿te lo has ganado hijo?-pregunto su padre.
- Tu dímelo padre, mis calificaciones han subido, me estoy comportando mejor en la escuela, no me han mandado a llamar a la dirección, y eso es mucho decir, creo que por fin empiezo a madurar.

La madre de Jae Hyung, estaba viéndolo tan sonriente que su rostro iluminaba todo, pero mientras ellos se miraban vi como el padre de Jae Hyung aunque su rostro no decía nada, su mandíbula estaba tan apretada que tenia miedo de que sus dientes terminaran quebrados, y sus manos se pusieron rojas por como sostenía el tenedor, aunque esto apenas duro, fui la única que se dio cuenta de que había pasado, cuando volvió a hablar estaba de nuevo con esa mirada fría y sin emociones.

- Ya lo había notado hijo, pero temo que ese viaje a Busan tendrá que esperar
- ¿Qué? ¿Por qué?-dijo Jae hyung
- Me he dado cuenta de cuanto a mejorado tu carácter eso es seguro, pero la verdad no te daré ningún gasto para que vallas a Busan.
- Vamos padre he ido mas lejos y solo, lo sabes, nunca pusiste peros en eso.
- Lo se, y me deben de perdonar tu y la señorita-me clavo la mirada-pero ya tenia pensando que en estas vacaciones hicieras algo mucho mas provechoso.
- ¿Cómo que? –dijo Jae Hyung rendido
- Hay un curso de derecho, en el que te tienes que meter, ya sabes que es tu ultimo año, y cuando llegues a la universidad quiero que estés mas que preparado y adelantado en tu carrera de abogado, toma-saco una tarjeta llena de las bases para el curso y se la extendió a Jae Hyung, sin duda eso estaba completamente anticipado. Mi pregunta era como se había dado cuenta de ello.
- Esta bien padre tomare los cursos- dijo Jae Hyung rendido.
- Si que has madurado, -contesto el padre, después se levanto de la mesa y nos miro a todos, agradeció la comida y se fue, sin duda no le gustaba estar en aquella casa, en cuanto oímos que la puerta se cerraba creo que todos soltamos el aire que teníamos retenido.
- Que bueno que viniste. Mi Kyung.
- No pasa nada madre, cuando quiera que venga puede llamarme.
- Bueno cuéntame, ¿Cómo ha estado la escuela?
- Pzz vera…
- Perdón me retiro,-dijo Jae Hyung con los folletos en sus manos, me miro con ojos tristes y se fue a su habitación.
- Ya se le pasara, como vez mi esposo es alguien que nos tiene muy controlados.
- Si ya me di cuenta. – mi madre se me quedo viendo, y después se cambio de silla hacia una que estaba a mi lado.
- Hablo contigo, dime que te dijo, te amenazo, ¿Qué hizo?
- ¿Qué es lo que dice madre?-pregunte nerviosa.
- Lo viste ¿verdad? Viste a mi esposo, vamos Mi Kyung no te preocupes, si se ha tomado la molestia de investigarte y seguirte es que te tiene miedo.
- ¿Por qué lo tendría? Solo soy una niña, ¿Por qué se molesta en seguirme? No soy la prometida de Jae Hyung aun, ni siquiera he pensado en el futuro, solo quiero que todos dejen de molestar, acaso es tan complicado estar con él.- mis ojos se llenaron de lagrimas, no tenia a quien contarle nada, pero desde que había estado con Jae Hyung las cosas se habían complicado tanto que sentía que en cualquier momento estallaría, aunque los buenos ratos valían la pena, me estaba dando cuenta de que la carga de estar con Jae Hyung se me estaba haciendo cada vez mas pesada.
- Tranquila, si todo parece derrumbarse a tu alrededor es que estas haciendo algo bien, créeme que me he dado cuenta que desde que estas con Jae Hyung todo se ha arreglado, él ha cambiado un 100% gracias a ti, ya no es ese chico malvado que lastimaba a las mujeres.
- ¿usted lo sabia madre?
- Claro que si, sabia todo lo relacionado con el robador de besos, sabia todo lo que hacia mi hijo, y me partía el alma verlo de esa manera, pero tú lo has cambiado de manera radical, él es un mejor hombre gracias a ti, no te estoy pidiendo que te quedes con el para siempre Mi Kyung, pero por favor piensa en que los dos pueden ser mejores si están juntos y luchan por sus ideales.- me seque las lagrimas con la mano, si quería ser feliz al menos por lo que faltaba para que se terminara este año tenia que luchar con todas mis fuerzas por ello.
- Lo haré madre, lo haré.-ella me abrazo.

1 mes después.

- Empuja bien eso Mi Kyung, no queremos que ningún buen accesorio se nos quede-me dijo Ana
- ¿Cuál es el punto de ir a una ciudad si llevas toda la maleta llena? Deberíamos guardar espacio para comprar cosas.
- Vamos que quiere comprar, no me digas que un lindo colgante para el las llaves de Jae Hyung.
- Shhhh Ana, mis papas-mis papas y los papas de Ana estaban hablando, al final se decidió que ellos nos acompañarían al viaje, y como la cosa se veía un tanto dispareja para mi hermana ella también invito a una de sus amigas.
- Lo siento no me di cuenta, hace tanto frió- dijo frotándose las manos- lo bueno que en unas horas estaremos en la cálida Busan.
- Si, si oye ¿ya llevas todo?, segura de que no se te olvido nada, ningún arete o cadena que combine con tu conjunto rojo.
- Cállate Mi Kyung, mira que yo no te juzgo por llevar libros en la maleta.
- Es por si me aburro en el camino.
- Vas a ir conmigo, y platicaremos tanto que no te dormirás.
- En realidad temo que te ahogues con tus palabras y acabes mareada y dormida, por eso llevo los libros.- se me quedo viendo indignada.
- Esta bien, por cierto -dijo en un susurro- ¿Dónde esta el novio maravilla?
- No creo que venga, si lo ven mis papas lo descuartizan vivo.- en ese momento mi celular empezó a sonar con el tono de mensaje, lo abrí, el hombre maravilla había aparecido, Ana se acercó a mi como siempre hacia para “informarse” de los últimos acontecimientos.

“lamento no poder estar contigo este día, pero quiero que te diviertas mucho y que Ana no te corrompa por favor, nada de chicos sexys y coqueteos en restaurantes. Te ves encantadora de amarillo. Cuídate mucho y te amo.”

- Yo no te voy a corromper-dijo Ana indignada.
- Parece que tenemos un espía por los alrededores.
- Es un acosador deberías de terminar con él.
- Jaja cálmate Ana vamos ayúdame a encontrarlo.

Mientras mis papas estaban metiendo las ultimas cosas al coche, buscamos con la mirada a Jae Hyung, en la esquina de siempre, en los patios de las casas, pero no vimos nada, así que al final me despedí de mis padres y me subí al auto, mi hermana y su amiga iban platicando, lo bueno que íbamos en la parte de atrás de la camioneta, así que nosotras teníamos mas espacio, al final el coche arranco y nosotros con el.

Ana y yo seguíamos buscando a Jae Hyung pero no lo veíamos, al doblar en la esquina vi algo blanco que me llamo la atención, detrás de el letrero estaba Jae Hyung, “TE AMO” (saranghae) decía el letrero y Jae Hyung con una enorme sonrisa me despidió, no sabría nada de el en 3 semanas, asi que le tire un beso.

Y así empezó el viaje a Busan.

21 de 35
Comentarios