Cargando contenido ...

On Air: AutoDJ

www.gkpop.com

Qué te gustaría saber?
Share this Story

El robador de besos

by

Music & Videos

CAPITULO 19:

- ¿El padre de Jae Hyung?
- Si, oh perdona donde están mis modales, mi nombre es Kim Hyung.
- Mucho gusto,-me incline-me presentaría pero por lo visto sabe mucho de mi.
- Lamento llegar de repente, pero si tu me ayudas seré muy breve.
- Y en ¿Qué quiere que lo ayude?
- Veras, ¿Qué te parece si damos un pequeño paseo?, hay un parque muy cerca en auto, vallamos ahí, te prometo ser breve.

No podía negarme a eso, por mucho que supiera que era una mala persona, seguía siendo el padre del chico que quería, así que lo acompañe adentro de su auto, íbamos en la parte de atrás ya que un señor diferente conducía la camioneta.

En cuanto me subí pensé que había sido una pésima idea hacerlo, literalmente jamás había visto una foto del padre de Jae Hyung, aunque mirándolo de reojo, su cara y sus ojos eran los mismos.

- Y ¿Cómo supo donde era mi casa?
- Digamos que estoy muy al tanto de donde esta mi hijo, y de su vida, y se donde esta cada noche-eso lo explicaba todo, en otras palabras, nos a estado espiando.
- Ya veo-solo pude contestar eso
- Creo que ya estamos cerca, vez no nos a tomado mucho tiempo llegar.-el carro se estaciono, era uno de los parque que estaba cerca de la escuela.

Bajamos del carro, y cruzamos hacia el parque, todavía no era muy tarde asi que no estaba lleno de personas, después de eso nos sentamos en una banca apartada del lado principal del parque.

- Déjeme decirle señorita Mi Kyung, que la verdad no quería 
tener que llegar a este extremo con usted.
- ¿a que se refiere?
- Vera, bueno creo que usted ya sabe la manera tan particular que tiene mi familia de verme.
- ¿particular?, creo que ese no es el problema señor.
- Listo, llegamos a la parte donde quería estar, sin duda sabes toda la historia “privada” de mi familia.-lo observe y me dedico una mueca.
- Yo…
- Lo esperaba asi que no te preocupes por eso, veras como ya sabras soy uno de los peores padres de la historia, pero también me gusta que todo lo que hay a mi alrededor este totalmente controlado, y aunque ya no puedo hacerlo con mi mujer, me he asegurado que mi hijo este siempre bajo mi control.
- Déjeme decirle señor, que eso en realidad no quiero saberlo.
- Vera señorita, si me dejara hablar-me subio la voz- todo esto terminaría mucho mas rápido, ahora le seguire diciendo que mi hijo siempre presento un gran desempeño académico en todo sentido, desde sus materias, hasta la forma en que se comportaba con las mujeres,-lo quice interrumpir, pero me hizo una seña con la mano de que callara-desde que entro a su ultimo año de preparatoria se ha descontrolado, sin duda empece a investigar estas causas y la principal razón fue solo una y usted sin duda sabra cual
- Soy yo ¿verdad?
- Exacto-la forma de decírmelo me causaba escalofríos- escuche señorita, los hombres de nuestra familia, siempre serán de esta manera, y usted es alguien que no lo puede cambiar, yo escogeré a la persona perfecta para mi hijo, pero este segura de que no será nunca alguien como usted.
- Si esta tan seguro, por que vino a buscarme.-se me quedo viendo horriblemente de nuevo.
- Quería ser amable, pero veo que no se podrá con usted, las chicas como usted son un peligro para las personas como mi hijo, sabe ¿Por qué? Porque usted es de la misma clase de persona que mi esposa, nos enganchan y las amamos al principio, pero al final de cuentas esta nuestra manera ser de alguna manera, y eso no se puede cambiar ninguna chica lo puede hacer, y al final terminamos haciéndonos mas daño a nosotros.
- ¿a usted?, no tiene ni idea de lo que su esposa y su hijo an sufrido, y la verdad no creo que lo llegara a comprender. En una cosa se equivoca padre, y es que si alguien quiere puede cambiar, y yo no dejare que usted haga que Jae Hyung arruine su vida. Lo ayudare a ser diferente y a cambiar también.
- No lo lograras, de una vez entra en razón.
- No me puede hacer cambiar de opinión el hombre que lastima a todos.
- Mi hijo va a sufrir por tu culpa, y no te quedara mas opción que dejarlo te lo prometo, solo quería llegar a un buen razonamiento con usted, pero ya veo que no se puede. Nos vemos señorita.

Vi como se alejaba se subía a su camioneta cerrada y se iba, entonces empecé a caminar otra vez de regreso a mi casa, no podía creer que nos hubiera estado espiando, que me amenazara y sobre todo que hablara de esa forma tan desinteresada de su hijo.

Llego el momento, en que ya no sentía mis pies, el camino hacia mi casa aunque no era tan largo, era muy pesado sobre todo con un día entero caminando de arriba abajo, llegue a la esquina de mi casa y me sentía a morir, me tire en la banqueta con todo y las bolsas, el cielo se empezó a nublar, lo que significaba que llovería de un momento a otro.

Me levante, busque las llaves de mi casa, entre casi gritándole a mi hermana, para que supiera que ya había llegado, me quite los zapatos y los deje en la entrada, subí y me bañe, después de eso entre a mi cuarto y me avente literalmente en la cama, me estaba quedando dormida cuando mi celular empezó a sonar.

Conteste el celular con pocas ganas.
- ¿Dónde estabas?-me dijo Jae Hyung
- En el centro, te lo dije hace rato.
- Si, pero porque tardaste tanto, me tenias muy preocupado-me sonreí a mi misma.
- Lo siento, es que-recordé a su padre- nos demoramos comprando cosas eso es todo.
- Bueno, cuéntame como te fue.
- Bueno el mesero de un restaurante me coqueteo, por cierto era muy guapo
- ¿quieres morir?, no tienes permiso para ver a otros chicos mientras seas mi novia.
- Pzz no lo se, era muy sexi
- Mi Kyung, quieres que asesine a alguien verdad.
- Tranquilo era broma, mañana es viernes, ya casi viene el fin de semana.
- Lo se, el sábado iremos con mi madre.
- Tiene mucho que no tenemos una cita-dije sin pensar.
- Aaaa, la gran Mi Kyung extraña mis fechorías.
- Jaja, no solo extraño que los dos, estemos felices juntos, con todo lo que ha pasado-y lo que pasara pensé-tenemos que estar mas unidos ¿no crees?
- El domingo te prometo que saldremos.
- No hagas promesas, solo con que nos veamos me basta, te quiero pero me estoy quedando dormida.
- Esta bien descansa, yo te quiero más.
- Ni creas que peleare por quien quiere mas al otro, adiós-y colgué.

Desperté hasta que mi hermana me levanto para que cenara, mis 
papas estaban hablando de asuntos de trabajo que ni mi hermana ni yo comprendíamos, así que me limite a masticar despacio la comida y jugar con ella.

Miraba fijamente mi plato, pensando en lo que había hecho mal, para que el padre de Jae Hyung me tratara así, tal vez era porque me veía como una copia de su esposa, y quería evitar que el ciclo se repitiera. Aunque sus motivos eran buenos, no debía de darme tanta importancia, apenas estábamos en la preparatoria, no es como si me fuera a casar con Jae Hyung de un momento a otro, todavía no estaba segura de nada y todavía me faltaban muchos planes por cumplir.

Mi hermana agito las manos por mi cara, y eso hizo que volviera a la normalidad, vi que todos se me quedaban viendo y me sentí perdida en ese momento.

- Lo siento-me disculpe
- Tu mamá lleva hablándote más de 5 veces.
- Lo siento mamá, creo que aun no me e despertado del todo.
- Últimamente has estado muy rara Mi Kyung, segura ¿Qué todo esta bien?
- Si, claro que si, ya les conté que hice una amiga.

Y así la platica cambio 180° lo cual me hacia muy feliz.

Esa noche trate de dormir lo mas rápido que pude, pero como siempre me pasaba, rodé unas 100 veces por la cama, al final termine rendida y me quede dormida, al otro día, me desperté temprano y me bañe, oí que tocaban la puerta de mi casa y fui a abrirla Ana apareció en mi puerta, vestida y con el cabello todavía muy mojado, sin duda acababa de bañarse, pasamos casi media hora arreglando nuestros cabellos, termino enseñándome a alaciar su cabello, aunque no estaba tan largo y ella termino haciendo rizos en el mio, y probándome un montón de moños, aunque al final se decidió por unos pasadores y recogió mi fleco.

Nos fuimos caminando a la escuela platicando de un montón de cosas sin sentido, llegamos sin ninguna novedad a la entrada y avanzamos hacia el salón. 

Jae Hyung paso a saludarme rápidamente, se le hizo muy tarde, lo bueno que era viernes y eso significaba hacer todo tipo de salidas para ese fin de semana, Ana me decía que ella y su familia irían todo el fin de semana a conocer la ciudad así que no me sentí mal al decirle que iría a ver a mi madre al día siguiente. Aunque se burlo de mi cuando le dije que la llamaba madre.

Vi de reojo que Han na me miraba, había bajado sus insultos hacia mi, y aunque se veía muy tranquila eso me preocupaba mucho mas. 

Estaba segura de que no iba a dejar las cosas así.

Jae Hyung me dijo lo bonito que se me veía el cabello mientras Ana lo amenazaba con la mirada, y sin más acabo un viernes normal en la escuela.

Al otro día decidí no arreglarme demasiado para ir a ver a mi madre, suponía que ya no lo necesitaba, ahora que nos comprendíamos muy bien.

Jae Hyung paso a la esquina de mi casa, para llevarme, y mientras íbamos en el taxi platicábamos de el día anterior, él me decía lo bien que se la estaba pasando en su trabajo además de tantas cosas que había estado aprendiendo, al final llegamos a la casa y bajamos del taxi.

Vi como Jae Hyung se quedaba viendo a un auto convertible del otro lado de la calle, y palidecía.

- ¿Qué pasa?-le pregunte.
- Es el auto de mi padre.

Sentí que mi corazón comenzaba a latir cada vez mas fuerte, sin duda lo peor estaba por llegar.
20 de 35
Comentarios