Cargando contenido ...

On Air: AutoDJ

www.gkpop.com

Qué te gustaría saber?
Share this Story

El robador de besos

by

Music & Videos

CAPITULO 15:

Hablamos de todo lo que había sucedido ese día, la explicación que me había dado bastaba para darme cuenta de que había sido una cruel trampa de Han na, estaba nerviosa de que mas cosas como esta pudieran ocurrirnos, y mas aun por que seguía sintiendo ese dolor en mi interior, no quería que eso volviera a pasar.

Ya casi no veía el rostro de Jae Hyung en aquella oscura habitación, pero no quería apartarme de su lado, a veces las cosas más hermosas, eran las que parecían las peores, y tenía mucho miedo de que solo fuera un buen sueño, y que podría despertar en cualquier momento.

Empece a escuchar ruidos a bajo y me pare de golpe.

- Talvez es Eun Kyung, no te preocupes.- me volvi a sentar.
- Se esta haciendo tarde, deberías irte ya, tu casa esta lejos
- Quisiera quedarme un poco mas, por favor- me acariciaba el rostro con su dedo pulgar y eso me gustaba a mí también, de nuevo volví a oír ruido en la cocina.
- ¡¿Hay alguien en casa?!- grito la voz de mi mamá. 
- Mi mamá-susurre,- Jae Hyung, es mi mamá.
- Crees que algo malo, pueda pasar si me ve aquí
- Claro que si, ¿Qué hago? ¿Qué hago?
- Cálmate, tal vez se quede abajo.
- ¡Mi Kyung ¿estas adentro?!-mi madre estaba subiendo las escaleras.
- ¡ya voy!, escóndete por favor- corrí hacia la puerta y la cerré justo cuando mi madre estaba llegando a ella.
- ¿Por qué la casa esta tan oscura?
- Perdón mamá, estaba haciendo una tarea, y me quede dormida, y perdí la noción del tiempo
- Pero oí voces, ¿me estas ocultando algo?-olvidaba a mi madre y su sexto sentido.
- No, la música quedo prendida, en serio lo siento, ya casi vienen los exámenes de final del semestre, y me e estado esforzando mucho.
- Si lo entiendo hija, entrar a la preparatoria y adaptarte, debe ser muy duro, prende las luces, yo bajare a preparar la cena, me tienes que ayudar ¿oíste?
- Claro mamá, lo hare enseguida.- mi madre voltio, y bajo por las escaleras, yo fui a prender la luz de los pasillos corriendo, mientras volvía a entrar en mi cuarto.
- Creo que nos metimos en un lio.- dije en un susurro
- ¿No hay otra forma de salir?- me pregunto Jae Hyung
- No, no la hay, si sales por mi ventana, creo que te puedes lastimar. 
- ¿a que horas se van tus papas mañana?
- ¡MAÑANA!
- Solo es un decir, que tal si sucede lo peor.
- Los martes entran temprano, a las 6.
- Y yo traigo un uniforme puesto, y mis cosas de la escuela de mañana, solo tienes que encontrarme ropa, para bañarme mañana.
- Estas loco, no vas a dormir en mi cuarto- Jae Hyung se extendió en mi cama, con una sonrisa picara en la cara.
- ¿te asusta lo que pueda ocurrir?
- ¿Y tu madre?
- No pasa nada, y no ignores mis preguntas.
- Esta bien, si duermes aquí, yo me iré con mi hermana. Así que no te preocupes por eso.
- Arruinas mis planes, te das cuenta.
- Me encanta hacerlo-le sonreí, -espérame aquí, veré la forma de traerte algo de comer.
- Yo husmeare en los secretos de tu cuarto, mientras te espero claro.
- Rayos- le lance una mirada de odio,- ni se te ocurra hacerlo.
- Corre ve, yo tengo mucho que hacer.

Lo mire un momento, antes de salir de mi cuarto, mientras él me sonreía, no podía creer que un solo día podía tener tantas emociones juntas, baje por las escaleras y vi que mi mamá estaba sacando cosas del refrigerador, así que me pare junto a ella, esperando a que me diera instrucciones.

- Creo que preparare Kimchi, si quieres regresa a tu cuarto, este día quiero que sea especial.
- ¿Por qué mamá?
- Tu padre y yo les queremos dar una noticia, al final de la cena.
- Espero que sea buena- ya se acercaban las vacaciones.
- Claro que es buena, vamos ve a tu cuarto, quiero que todo este listo cuando tu padre llegue, a por cierto ¿Dónde esta tu hermana?
- Fue a hacer una tarea a casa de una amiga, me dejo una nota.
- Bueno llámale y dile que vuelva, antes de que se haga más noche.
- Claro mamá.
Subí las escaleras, y entre a mi cuarto, Jae Hyung estaba hojeando los libros que tenia, pase rápido por la habitación y tome mi celular. 
- ¿Qué estas haciendo?
- Tomando mi celular, le llamare a mi hermana
- Ya veo, oye…
- ¿Qué pasa?
- Mañana, hablaremos con Han na, no dejaremos que nos siga lastimando a los dos, además, ahora para mi es mas importante protegerte que las cosas que ya pasaron, como la amistad que tenia con ella, veo que a cambiado mucho, y perdón por no hacerte caso, si hubiera estado atento, hubiera podido evitar todo este lio.
- No te preocupes, creo que lo importante es que no hizo que nos pasara nada.
- No hará que nos pase nada. Lo prometo. -Se acercó a mi y me abrazo, a veces me perdía en la increíble forma que mi cabeza rozaba su hombro. Ese momento tan perfecto en que todo parecía encajar, no importaba lo que pasara, momentos como estos siempre valía la pena luchar para conseguirlos.

Tocaron a mi puerta y nos separamos de golpe, yo con el corazón latiéndome a mil por hora.

- Mi Kyung, me dijo mi mamá que te avisara que ya llegue.
- ¿puedes pasar?- dije un poco despacio, la puerta se abrió poco a poco, y mi hermana se nos quedo viendo.
- Creo que se metieron en un buen lio. ¿Cómo es que están aquí?
- Lo siento fue mi culpa, perdimos la noción del tiempo- dijo Jae Hyung.
- Y ¿Cómo lo planeas sacar?
- Creo que hasta mañana se podrá, -mi hermana se me quedo viendo con mala cara-tranquila dormiré en tu cuarto.
- Bueno así si lo acepto. ¿Sabes los planes que tienes mis padres?
- Tampoco los se, creo que tendremos que esperar.
- Bueno yo por el momento, leeré uno de los tantos libros que tienes aquí, creo que empezare con tu favorito- vi como agarraba mi tomo de Cumbres borrascosas, y me sonreí a mi misma. Jae Hyung se estaba transformando.
- Vamos abajo, por el momento creo que mi mamá ya estaba adelantada con el Kimchi.
- Esta bien vamos, espéranos aquí.
- ¿Dónde mas podría ir?
- No puedo creer que tu sentido del humor este intacto.
- Así soy yo- y me volvió a sonreír, mientras yo le devolvía la sonrisa.

Bajamos y vi que mi papá acababa de llegar, y mi madre estaba poniendo los platos en la mesa, saque la jarra de te que estaba en el refrigerador y la puse con todo lo demás, nos sentamos en la mesa, y empezamos a comer, tenia miedo que con tanto silencio, se pudiera escuchar ruido de la parte de arriba, y en realidad, sentía un hueco en el estomago que no podía llenar con comida. Pero para que mis padres no sospecharan nada seguí comiendo.

- Niñas, su madre y yo les tenemos una gran noticia.
- ¡por fin tendremos un cachorro!- exclamo mi hermana
- No Eun Kyung, por milésima vez, no tendremos un cachorro, lo que queremos decirles es que…
- Me regalaran una casa llena de mis libros favoritos.-exclame
- YA, déjenme decirles y luego pueden bromear todo lo que quieran,- aunque mi papá lo dijo en tono fuerte no se veía para nada enojado, así que yo sonreí.
- Niñas solo escuchen a su padre.
- Ok mis niñas, ya saben que se avecinan las vacaciones de invierno, les tengo una propuesta, su madre y yo hemos decidido que las llevaremos a un lugar mágico.
- ¿A donde?- exclame yo.
- Las enviaremos de viaje, a Busan
- ¿espera, solo nosotras?
- Ese es el trato, si quieren pueden llevar a una amiga, pero fuera de eso, ya planeamos todo para que lleguen bien, y tengan un gran recorrido.
- Vamos Mi Kyung-me dijo mi hermana- piénsalo, vamos a ver el mar, iremos a los templos, recorreremos las montañas, y huiremos del frió, será maravilloso.
- Será muy divertido, gracias en serio.
- Queremos que aprovechen su ultimo año juntas, ya que el próximo tal vez ya no tengamos a Eun Kyung aquí, ya que se ira a cumplir su sueño.
- Así que prepararemos todo para el viaje.-me dije emocionada
- ¿y bien? ¿Qué opinan?-pregunto mi madre
- ¡Gracias! –mi hermana y yo nos levantamos, y abrazamos a nuestros padres.
- Bueno niñas, luego les contamos lo demás, creo que tienen mucho que platicar, su padre y yo lavaremos los trastes.
- Gracias-gritamos las dos.

Subimos y entramos a mi cuarto, me asuste a ver a Jae Hyung en mi cama, me había olvidado completamente de él, por lo emocionada que estaba del viaje, me senté a la orilla de mi cama, y mi hermana y yo empezamos a hablar de Busan, siempre habíamos querido ir las dos a otro lugar, pero nunca habíamos podido, nuestras grandes 
metas, eran Jeju y Busan.

Jae Hyung se me quedo viendo, estaba pensando mucho, lo notaba por como estaba su rostro.

- ¿Qué pasa?
- Quiero acompañarlas.
- Imposible. –le dije
- Vamos, nadie sabrá que iré, lo haré por mi cuenta, además les hace falta alguien que las cuide.
- Pues no es una mala idea- comento mi hermana
- Ahora lo apoyas.
- Solo estoy sugiriendo, que estaría bien que nos acompañara.
- Esta listo, solo hay que convencer a mi madre que me de permiso. –me le quede viendo.
- ¿y como lo harás?
- Tú me ayudaras, si le digo que iré contigo de seguro me dejara ir.
- No me puedes meter en esto, no a mi-Le dije a Jae Hyung
- Creo que ya estas metida hermanita- y ella y Jae Hyung se echaron a reír.

Que bueno era ver que todo estaba mejorando, esa noche dormí con mi hermana, y nos levantamos justo cuando mis padres estaban marchándose, toque la puerta de mi cuarto y entre a mi habitación, Jae Hyung seguía dormido, solo con el pantalón de la escuela, había visto a mis artistas y actores favoritos sin camisa, pero verlo a él, era demasiado nuevo para mi, no me le acerque demasiado y me quede de pie contemplándolo, sabia que Jae Hyung era de esas personas que les guata llegar lejos con las chicas, sin embargo yo solo había tenido uno que otro beso y abrazo, y asi me parecía perfecto, mientras nuestros sentimientos crecieran yo iba a hacer lo posible para que nada pasara entre nosotros dos.

No me había detenido a pensar que pasaría cuando entrara a la universidad, a veces pensaba en ello, pero luego me daba cuenta que tal vez para esos momentos ya no estaría yo con él. 

Me acerque i al verlo me senté al lado de la cama junto a él, acaricie su cabello y lo llame. 
Él se despertó y se me quedo viendo:

- Dime que es un sueño
- No, no lo es.
- Entonces quédate conmigo siempre, de esta manera- estiro sus manos y me puso sobre él abrazándome. Ya tenia el uniforme puesto, pero eso no me importaba me perdí en su piel extrañamente caliente, y acogedora.
- Jae Hyung-susurre,-deberías vestirte, no quieres armar un alboroto con mi hermana. ¿o si?
- No arruines el momento por favor.
- Solo vístete, por fin podremos ir de nuevo juntos a la escuela.
- Eres un amor, esta bien me vestiré. – me hizo a un lado y se fue por el pasillo directamente al baño, yo empecé a arreglar mi mochila, 

Fui hacia la cocina, y serví cereal en 3 tazones, cuando bajo mi hermana comenzó a desayunar, y en cuanto acabo se fue, Jae Hyung bajo después, mientras yo estaba desayunando, se sentó, y comenzó a comer conmigo.

- Parecemos una extraña familia
- Come tu cereal, y no hables, o quieres que sea el ultimo.-le dije retándolo
- Vámonos ya. 
- Esta bien.

Salimos de la casa, y la cerré, mientras caminábamos a la escuela, Jae Hyung me tomo de la mano, y me sonroje completamente no esperaba que este día fuera tan maravilloso, ninguno de los dos dijo nada, suponía que los dos queríamos que este momento no se perdiera.

Llegamos al portón de la escuela, y vi a Han na parada en la esquina, nuestras miradas se cruzaron, y en cuanto nos vio, entro corriendo desesperadamente a la escuela.

- Creo que ya se dio cuenta de que la broma no le funciono.
- Hoy hablare con ella, te lo prometo. –voltee a verlo, y sus ojos brillaban, nunca lo había visto tan feliz, -perdón por lo de ayer, quiero que sepas, que eres la única a la que quiero besar.
- ¿Cómo?-se inclino y me empezó a besar, en ese momento cerré los ojos sumergiéndome en el momento, sus labios se empezaron a mover en los míos, y yo seguía con su juego, fue hermoso, supongo que todo lo que termina bien lo es.
- Bueno te veo en el recreo-me dijo Jae Hyung
- Mas te vale que llegues temprano.-él se rió un poco. Se inclino a mi, y pego su labio a mi oído
- Te amo, no se lo digas a nadie, arruinaría mi reputación.
- ¡Jae Hyung!
- Vamos es broma, te amo, te espero en el recreo.

Con una sonrisa que ni yo podía controlar vi como se alejaba, entre en el salón y me senté, todavía con una gran sonrisa en la cara, en ese momento entro la directora.

- Buenos días chicos, saben que tenemos una escuela hermana en la región de Busan, y de ella ha venido una chica que se acaba de mudar, su nombre es Ana, y espero que todos le den la bienvenida.-Ana entro después de la presentación y se inclino ante el grupo. 

Luego se acercó y se sentó enfrente de mi.

16 de 35
Comentarios