Cargando contenido ...

On Air: AutoDJ

www.gkpop.com

Qué te gustaría saber?
Share this Story

El robador de besos

by

Music & Videos

CAPITULO 13:

Me senté en el borde de la cama de Jae Hyung con la toalla en la mano todavía, y él se sentó justo enfrente de mí, en una silla de madera que tenía, me le quede viendo, él se miro sus manos aun mojadas, y después miro el suelo, tenía miedo que lo que me dijera pudiera cambiar todo, y al mismo tiempo quería que eso sucediera.

Regreso a verme, un poco indeciso y por fin se animo a hablar:

- Desde que tengo memoria, mi vida no ha sido la mejor de todas, solo te pido que no me interrumpas en todo lo que diga ¿quieres?
- Esta bien lo haré.

- Te empezare a contar por partes, primero te hablare de mi niñez. Mi padre era la persona que parecía perfecta, el trabajo ideal, la apariencia ideal, el mejor carácter de todos, simplemente lo único que no encajaba en su vida era mi madre, a pesar de que era muy hermosa, solo que mi madre no es sociable, y por supuesto no es la clase de mujeres que le gustaría estar en reuniones y eventos, y mi padre siendo de los mejores abogados que hay hasta ahora necesitaba de la compañía de ella, al final resulto un poco mal todo aquello, y mientras mi madre se quedaba en casa, mi papá la empezó a engañar. (le clave la vista, nunca había pensado que ese era un motivo) Yo nací y en parte eso relajo las cosas para mi padre, mientras mi madre me criaba no sospechaba nada, durante ese tiempo yo fui creciendo y mis papas discutiendo cada vez mas, mi madre decidió que lo mejor seria alejarse un poco, así que mi padre le pago unas largas vacaciones, como ya te dije mi madre no sospechaba nada aun. Así que yo teniendo 7 años, tenia la casa como patio de juegos y aunque recuerdo todo como un sueño, la primera mujer que vi que mi padre metió a la casa era muy bonita, mi padre me mandaba a jugar a los columpios, y como mi madre no estaba tomaba todo a la ligera, pasaron los días y cada vez me aburría ver lo mismo, mi papá me mandaba a jugar y una nueva mujer aparecía. 

En uno de esos días me subí a un árbol, era un día como este, nublado y frió, empezaron los relámpagos de la nada, y recordando que mi madre me había dicho que no jugara en el patio cuando estaba lloviendo, baje de golpe del árbol, y resbale caí sobre mi hombro izquierdo quebrando así uno de mis brazos, grite y grite, empapado por la lluvia que empezaba a caer, y cada vez que me quería levantar el dolor hacia que me cayera de nuevo, grite el nombre de mi padre, hasta que me quede ronco, y jamás acudió en mi ayuda. Llego el punto donde no podía hablar, ni moverme, y sentía como mi cuerpo estaba lleno de lodo, no se si me desmaye o si me quede dormido, pero cuando mi padre fue por mi ya era bastante noche.

No sé que paso después, pero desperté en un consultorio lleno de gritos, mi madre se había enterado de lo que estaba pasando y llego de sus vacaciones mas enojada que nunca, me hice el dormido mientras se gritaban el uno al otro, en ese momento escuche el peor sonido que un niño de mi edad podía oír, un ruido de un golpe sordo, mi padre había golpeado a mi madre, abrí los ojos para ver el final de todo, mientras me paraba sentí una punzada de dolor en el brazo pero aun así seguí avanzando, mi madre tenia una mano en la cara y lloraba al verme, me puse entre ella y mi padre, y lo empuje con todas mis fuerzas para que se alejara de ella, y en cuanto lo hice solté un grito desgarrador, me lleve la mano a mi brazo y me le quede viendo a mi papá pidiéndole ayuda, en vez de eso me dio la espalda y se fue. 

Creo que es peor día del que tengo memoria, aunque los siguientes no fueron los mas agradables, mis padres se divorciaron, y mi madre cada día cada noche, y a veces cada que leía o cocinaba algo lloraba, yo intentaba consolarla, pero era solo un niño así que me limitaba a verla y a abrazarla, yo también lloraba aunque mi madre nunca lo supo.

Mi padre volvió a saber de mí cuando yo tenía 15 años, y no porque yo quisiera, sino porque el insistió, fui a su casa, pero estaba demasiado borracho como para hablar conmigo y lo que me dijo fue lo siguiente:

“No te enamores no dejes que nadie te rompa el corazón, y no dejes que alguien sufra por ti”

Desde entonces decidí convertirme en lo que ahora soy, aunque si mi madre lo supiera le partiría el corazón saber que yo también me e parecido a mi padre a pesar de todos los intentos por que no pasara.

Mi padre paga mi educación, y todo lo que mantiene a esta casa, con la condición de que estudie lo mismo que él.

Ahí donde esta el problema Mi Kyung, no quiero ser igual que él, pero creo que esto se me fue de las manos y quiero cambiar para ser mejor, pero nadie lo ha logrado, creo que la única que me puede hacer cambiar eres tu, y en verdad quiero que me ayudes, ¿lo aceptas? 

- Solo si tu me ayudas a cambiar también
- ¿A que te refieres?
- Cambiemos juntos, yo te ayudare a abrir tu corazón y tú me ayudaras a ser mas dura, completémonos los dos, creo que de eso se trata el amor.
- Chicos a comer.-grito la madre de Jae Hyung
- Creo que tu eres la mejor decisión que he tomado- me dijo Jae Hyung
- Solo te pido que no eches todo esto a la basura, sigo sin estar segura de mi decisión Jae Hyung, no hagas que te vea con mala cara como todas las demás.
- Ya te dije, la que decida quien termina esto vas a ser tu, pero te pido que lo que te dije hoy no se lo digas a nadie por favor es un secreto, solo entre tu y yo.
- Esta bien. –por primera vez sus ojos estaban llenos de sinceridad y en ese momento, no pude evitarlo, y volví a esa época en la que él hubiera dado todo por tener a alguien, y no pude imaginar lo perdidos que se sintieron esos ojos, y sobre todo lo confundidos que debían estar ahora, sin pensarlo dos veces me tire a sus brazos y lo abrace, él por un momento se quedo impactado, pero después me correspondió el abrazo.
- Solo te quiero decir que pase lo que pase ahora, te prometo ayudarte lo mas que pueda, a que todos esos horribles recuerdos se pierdan.- le dije mientras lo abrazaba.
- Lo se estoy seguro de eso, vamos a bajar antes de que mi mamá suba.
- Esta bien- me separe de él y los dos bajamos por las escaleras.

Ahora vi a su madre de diferente manera, y me pregunte si el brillo que tenia de joven no se había extinguido todavía y este brillo era solo algo fingido, pero aun así le sonreí, cene y me despedí prometiendo que volvería de nuevo, aunque la verdad ahora tenia muchas cosas que pensar, y me mataba estarle ocultando algo tan grave a Jae Hyung como la venganza, aunque de todos modos ya no quería hacerlo ¿o si?

14 de 35
Comentarios