Cargando contenido ...

On Air: AutoDJ

www.gkpop.com

Qué te gustaría saber?
Share this Story

El robador de besos

by

Music & Videos

CAPITULO 12:

Jae Hyung y yo nos subimos a un taxi para poder llegar hasta la casa de él, estaba casi del otro lado de la ciudad en una zona de residencias, muy lujosas, mi familia jamás estuvo mal económicamente, no era pobre y me consideraba a mi misma rica, pero al ver estas casas supe que tal vez, Jae Hyung era mas rico que yo.

Miraba por la ventana, preguntándome en cual de aquellos lugares viviría Jae Hyung, me empezaron a sudar las manos, así que apreté un poco mas las agarraderas de mi bolsa blanca, estaba nerviosa de fallar o de decir alguna tontería, incluso estaba nerviosa de no comer correctamente en la mesa. Sentí la cálida mano de Jae Hyung sobre la mía y lo voltee a ver.

- Tranquila, todo estará muy bien.
- Gracias Jae Hyung
- Mira ya casi llegamos, esa es mi casa. 

Señalo una casa de 3 pisos, que parecía estilo moderno, estaba pintada de un rojo carmesí por fuera, y con un gran portón también, había unos enormes arboles y el cielo estaba nublado, fue como un hermoso cuadro que contemple por unos momentos.

El taxista paro enfrente de el portón, y yo me baje del taxi justo enfrente de él, en ese momento me sentí tan pequeña, y el estomago demasiado encogido para poder caminar, me quede inmóvil, viendo el gran portón que tenia ante mi.
Jae Hyung se acercó a mí y se me quedo viendo.

- Sabes lo graciosa que te vez en estos momentos
- ¿Por qué lo dices?
- Tú estas completamente hermosa en todo sentido, y aun así se te sigue notando esa cara de niña inocente y nerviosa, en realidad luces encantadora.- me sonroje aun más.
- Solo tengo nervios, por conocer a tu madre, eso es todo.
- Vamos Mi Kyung, estas conmigo no hay absolutamente nada de que preocuparse.
- Pero si no le caigo bien no te enojes.
- Tranquila, no pienso dejarte solo por algo así.

Me tomo de la mano, y me condujo al portón, que abrió con su mano libre, después entramos al jardín, a lo lejos alcance a percibir unos lindos columpios hechos de madera, y el jardín en si, se veía muy grande y bien cuidado, llegamos hasta la primera puerta de la casa principal que el abrió, en la entrada estaban dos pantuflas, una azul y otra rosa. Solté su mano para desabrochar los zapatos de charol rosa que llevaba puestos. 

Me puse las pantuflas y entre a la casa detrás de Jae Hyung, lo primero que percibí fue la gran sala que estaba frente a mí, lo siguiente fue una silueta viniendo hacia nosotros, era la madre de Jae Hyung y no era para nada como la había imaginado, ni siquiera parecía una de esas mamás que se preocupan por como se verán ante los demás, pero solo al ver sus ojos, su cabello y su cara, supe que era una de las madres mas hermosas que había visto en mi vida.

- Hola tu debes de ser Mi kyung ¿verdad?
- Si, mucho gusto señora- incline mi cabeza, para mostrarle mi respeto.
- No me llames, señora, desde ahora quiero que seamos amigas, perdón por no arreglarme demasiado, es que la verdad no me gusta.
- ¿enserio?,-me sentí rara por arreglarme tanto- a mi tampoco me gusta mucho, es solo que pensé que debía impresionarla mas, de echo le pedí ayuda a mi hermana. –su rostro se ilumino, con una sonrisa, y me tendió la mano.
- Ven tu y yo tenemos mucho de que platicar, Jae Hyung, encárgate de la cena.
- Esta bien madre- sonreía demasiado y eso me encantaba, se fue a la cocina riéndose para si mismo.
- Te llamas Mi Kyung ¿verdad?
- Si ese es mi nombre.
- Vamos a sentarnos Mi Kyung.

La madre de Jae Hyung me llevo hasta la sala y me sentó a su lado, vi que tenían un enorme librero que llegaba hasta el techo de la casa, lleno de diferentes clases de libros, hacia que sintiera unas enormes ganas de pararme y hojear uno por uno hasta leerlos 
todos, voltee a ver a la madre de Jae Hyung y vi que me sonreía.

- Veo que te gusta leer
- Bastante, lo siento no puedo disimularlo mucho.
- No te preocupes yo tampoco lo e podido disimular nunca
- ¿le gusta leer?
- En primer lugar, adoro hacerlo, y en segundo lugar quiero que desde ahora me llames madre.
- Muchas gracias, madre- me sonroje instantáneamente al pronunciarlo.
- Que bien se siente, que una de las novias de mi hijo me llame así.
- ¿Acaso nadie lo ha hecho?- pregunte.
- Solo una chica me ha querido llamar madre, pero desde que la vi me dio la impresión de que estaba loca, y aunque ella siempre me ha llamado madre, no me gusta oírlo en su boca.
- Entiendo, debe de tener un sexto sentido para las relaciones madre.
- De echo si, cuéntame de ti Mi Kyung, cuales son tus gustos, a que te quieres dedicar, vamos no seas tímida.- mis manos empezaron a sudar un poco y apreté con fuerza mi vestido, cada vez estaba mas nerviosa.
- Pues, no sabría por donde empezar.
- Umm veo que eres un poco nerviosa esta bien yo te pregunto algo y tu me respondes ¿te parece?
- Si, eso esta muy bien.-mi nueva madre sonrió, haciendo que se le iluminaran los ojos igual que le pasaba a Jae Hyung.
- Muy bien mi kyung, dime que quieres estudiar.
- Todavía no me e decidido, hay dos carreras que me llaman mucho la atención y que al mismo tiempo siento que serian las mejores para mi.
- Y ¿Cuáles son?
- Una es escritora, me encanta escribir desde niña e tenido diarios, y por lo mismo creo que puedo expresar mis ideas con claridad, la otra es maestra de preescolar.
- ¿te gustan los niños?
- Si me encantan, pero por lo mismo creo que se me dificultaría esa carrera, no me gustaría regañarlos.
- Ya veo, me encantan las dos opciones, creo que la que elijas estará muy bien en todo sentido.
- Muchas gracias madre.
- Veamos Mi Kyung, que otra pegunta te podría hacer, a ya se ¿Cuántos integrantes son en tu familia?
- Solo mi padre, mi madre y mi hermana mayor.
- ¿Y como son tu mamá y tu papá?
- Muy trabajadores, y también muy amorosos, se preocupan mucho por mí, en realidad son los mejores padres que se puedan tener.
- Ya veo ¿y tú hermana?
- Somos polos totalmente opuestos, pero entre las dos nos complementamos, es una gran ayuda que ella este conmigo, sabe que decir y como hacer que recapacite.
- Tu familia se oye maravillosa.
- Gracias madre, así son de verdad.
- Ahora te toca a ti Mi kyung, pregúntame lo que quieras-pero no tenia idea de que preguntar.
- ¿Cuál es su libro favorito madre?
- Muy buena pregunta Mi Kyung, veras a mi me encanta leer lo clásico…
- En serio a mi también. -exclame
- Bueno creo que tenemos mucho en común, mi libro favorito se llama Orgullo y prejuicio de Jane Austen.
- Yo adoro ese libro, es de mis favoritos, amo al Sr. Darcy
- Espero que no mas, que a mi Jae Hyung.- me sentí tan tremendamente avergonzada, y al mismo tiempo halagada de que me tratara con tanta naturalidad, vi que se me quedaba viendo, y me dedicaba una sonrisa- veo que en verdad lo quieres Mi Kyung, ahora estoy segura de que tu eres lo mejor para él. ¡Jae Hyung!-grito mi nueva madre.
Jae Hyung apareció al instante en la sala sonriendo.
- ¿Qué pasa madre?
- Quiero que lleves a Mi Kyung a pasear por la casa, yo terminare la cena.
- Segura mamá
- Claro vamos rápido antes de que se ponga más fresco.

La madre de Jae Hyung me tomo de la mano, e hizo que me levantara mientras ella corría en dirección a la cocina, Jae Hyung me miro y me sonrió mientras caminaba hacia la puerta y me hacia señas de que lo siguiera.

Me puse de nuevo mis zapatos rosas, y salimos al patio de nuevo, fue en dirección donde había visto los columpios y se sentó en uno de ellos, yo me senté en el otro, sintiendo la suave brisa en mi rostro, me encantaba ese lugar, pero sobre todo me encantaba el gran ambiente que transmitía esa casa.

- Te dije que no habría ningún problema.
- Tu mamá es encantadora.
- Y tiene razón
- ¿de que hablas?
- No importa lo que este pasando, o lo que pueda suceder después, creo que me e enamorado perdidamente de ti, solo que luchare con eso hasta que estés totalmente segura de que es lo correcto.
- Jae Hyung yo….
- Espera, desde ahora nada del robador de besos, eres la única chica para mí y eso es lo que te demostrare, tal vez las cosas que me han pasado, son lo que me ha hecho ser así, pero quiero que sea diferente contigo, y para hacerlo te abriré mi corazón totalmente aunque eso implique salir herido.
- ¿Por qué siempre dices eso? El amor no implica salir herido, si no curar todas las heridas cada que se abre una nueva.
- Entonces demuéstramelo, demuéstrame que puedes sanar mis heridas
- ¿Por qué estas tan herido Jae Hyung?
- Creo que es el momento de que te cuente algo que no le he dicho a ninguna persona, que solo mi madre y yo lo sabemos.
- ¿estas seguro de querer contármelo a mi?
- Primero déjame hacer algo- se paro del columpio y se puso atrás de mi, meciéndome suavemente, entonces yo misma me impulse haciendo que llegara mucho mas alto, sentía que volaba y Jae Hyung me miraba sonriéndome, alce mi cara hacia el cielo, y me cayo una gota de lluvia en mi mejilla, luego otra y otra y otra mas, para cuando detuve el columpio y me pare ya estaban cayendo las gotas de lluvia con fuerza, corrí hacia la casa, pero Jae Hyung me tomo de la mano. – primero tengo que estar seguro de que en verdad me quieres, solamente permíteme besarte esta ves. ¿puedo?
- Si - susurre apenas para mí.

Jae Hyung se acercó a mi, y empezó a besarme suavemente, temblaba por dentro, pero no sabia si era por las gotas frías, o por los labios de Jae Hyung, el beso duro poco y fue agradable, no estaba tan mojada, Jae Hyung me tomo de la mano y me condujo hacia la casa, los dos entramos y nos quedamos viéndonos mutuamente, yo con el estomago revuelto y el tan perdido en su mirada que me confundía.

- Chicos, ¿Qué están haciendo ahí?, Rápido Jae Hyung, lleva a Mi Kyung a que se seque, o ¿acaso quieres que se resfrié’
- No mamá, en seguida la llevare.

Me tomo de la mano y me condujo hacia las escaleras, subimos hasta el segundo piso, en uno de los armarios, había una toalla, que Jae Hyung me paso, luego camino hacia el extremo del pasillo y abrió una puerta.

- Quiero contarte una historia, de porque un chico cambio tanto. 

De como se convirtió en el robador de besos quieres decir, pensaba yo. Mientras entraba a su habitación.

13 de 35
Comentarios